El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, anunció hoy que el Gobierno regional mantendrá y reforzará en el año 2011 la línea de préstamos a industrias agroalimentarias, que puso en marcha en junio de este año, y de la que se han beneficiado 46 compañías de este sector que han percibido préstamos por importe de 29,6 millones de euros para inversiones de modernización y para capital circulante.

Herrera, que hoy asistió a la entrega de los contratos de préstamos a estas 46 empresas del sector agroalimentario, sostuvo en su intervención que para 2011 el apoyo de la Consejería de Agricultura y Ganadería a la industria agroalimentaria se visualizará en 121,5 millones de euros, de los cuales 65 irán dirigidos a esta línea de préstamos, algo más de 45 a subvenciones de proyectos de inversión alimentaria y otros once para participaciones temporales en empresas para proyectos de I+D.

Con esta línea, recordó Juan Vicente Herrera, se trata de ayudar a un sector que representa “el futuro de la actividad y la vida del mundo rural”. En su intervención, explicó que esta línea se puso en marcha en el mes de junio para apoyar a un sector “estratégico” y para dar respuesta a las dificultades de financiación con las que se encuentran estas compañías que, dijo, representan el diez por ciento de todas las empresas agroalimentarias de España y que son más de 3.200, que emplean a 38.000 personas en Castilla y León y que suponen con una facturación anual de 9.500 millones al año el 30 por ciento de Valor Añadido Bruto de la industria del Castilla y León.

El jefe del Ejecutivo autonómico también quiso agradecer la presencia de las dos entidades financieras que colaboran en esta línea de crédito, Caja Madrid y Caja Mar, y confió en que en próximas ediciones puedan ser entidades de la Comunidad Autónoma las que también puedan ofrecer condiciones ventajosas a los empresarios agroalimentarios.

Además, destacó el “gran potencial exportador” de estas compañías que cifró en 1.064 millones de euros con una tasa de cobertura del 123 por ciento, al tiempo que dijo que Castilla y León es la tercera comunidad con mayor producción en este sector, al tiempo que recordó que el 60 por ciento del empleo creado por nuevas inversiones de esta compañía es en el mundo rural.

También quiso destacar Herrera que las empresas que hoy se beneficiaron de los préstamos forman parte de la marca de calidad ‘Tierra de Sabor’, que demuestra la “apuesta” del Gobierno regional por garantizar que los productos de la Comunidad se distinguen “por la calidad y la excelencia”.

 

Balance

El presidente de la Junta defendió las actuaciones de su Gobierno en el apoyo al sector agroalimentario. Así, indicó que desde 2007 a 2009 se han apoyado 1.036 proyectos con una inversión cercana a los 180 millones de euros y para los que se habilitaron incentivos públicos por importe de 244 millones de euros y que ha supuesto la creación de 3.031 nuevos puestos de trabajo (el 75 por ciento vinculado al empleo joven en el mundo rural).

Además, adelantó que están a punto de resolverse, por 100 millones de euros, la línea general de ayudas para proyectos de modernización y ampliación de empresas, línea de la que nació la específica de industrias agroalimentarias que tenía como tope 40 millones de euros, si bien la cantidad final de préstamos ha sido de 29,6 millones de euros con una ayuda media por compañía de 645.000 euros. De esa cuantía total, 17,3 millones son préstamos dirigidos al capital circulante, mientras que 12,3 millones de euros son para nuevas inversiones.

Por provincias, entre las beneficiadas estaban dos empresas de Burgos, con un importe total de 740.000 euros; cuatro de León (902.392); cinco en Palencia (seis millones de euros); nueve en Salamanca (8,6 millones de euros); diez de Segovia (4,2 millones de euros); dos de Soria (650.000 euros); ocho de Valladolid (4,4 millones de euros); y seis de Zamora (29,6 millones de euros).

Por sectores, el que más financiación recibe es el cárnico, con un 48,17 por ciento del importe y 23 industrias que perciben en total 14,2 millones de euros y con un importe medio de 621.711 euros. Las hortalizas son el siguiente sector más representado con nueve beneficiarias y 6,68 millones de euros que suponen el 22,53 por ciento del importe total concedido y con un importe medio de 743.078 euros.

Le siguen las compañías relacionadas con el mundo del vino, seis (6,57 por ciento) en concreto y un importe de 1,9 millones de euros; lácteos, con cuatro empresas y un importe total de algo más de tres millones de euros, mientras que otras tres son de otros sectores (3,1 millones) y una de derivados de cereales (600.000 euros).

La línea de préstamo que se ha instaurado por primera vez este año, está destinada tanto para inversiones como para capital circulante y tiene tres modalidades, la de préstamos a un año para capital circulante, prorrogable hasta dos años. El capital máximo por beneficiario será de 600.000 euros y el mínimo de 50.000 euros. La modalidad de préstamo a cinco años para inversiones, en la que el capital máximo será de 2.000.000 euros y el mínimo de 200.000 euros y el préstamo para inversiones y capital circulante combinado.

Estos préstamos se conceden con un periodo de devolución de cinco años y uno de carencia en la amortización de capital si va destinado a capital circulante. El interés que se aplicará será variable y estará en torno al 3 por ciento, adaptándose trimestralmente según las condiciones de mercado.