La compañía aérea de Iberia cobrará desde hoy por la segunda maleta que facturen sus pasajeros de clase turista en los vuelos que opera en España y Europa y a las personas que viajen con el pasaje más barato de los trayectos transoceánicos. Esta medida no afectará a los usuarios que compraron sus pasajes antes de marzo para volar en cualquier fecha.

La segunda pieza facturada costará 50 euros si se paga en su página web y 60 en el aeropuerto. Por el contrario, en los vuelos en clase business de corta y media distancia se aumenta el peso de franquicia de 30 kilos a 46, en dos piezas.

Iberia ha afirmado que su decisión se enmarca en una tendencia generalizada en el mercado que ayudará a reducir el peso de los aviones, lo que se traducirá en un menor consumo y más celeridad en las operaciones de embarque y desembarque.

En este sentido, la Organización de Consumidores y Usuarios considera que, aunque se trate de una medida legal, encubre una subida del precio del billete. Cuando, además, los servicios ofrecidos por las compañías aéreas son cada vez menores: el de catering, por ejemplo, hay que pagarlo en muchos vuelos. Por ello recuerda al usuario que su única defensa ante las subidas es comparar los precios de otras compañías y volar con aquella que nos ofrezca el mejor servicio a un precio competitivo.