El Ministerio y la Consejería de Fomento deberán cambiar 1.505 señales de autopistas y autovías de Castilla y León para que a partir del 1 de julio recuerden a los conductores la prohibición de superar los 120 kilómetros por hora. De ellas, el Estado se encargará de quitar las 1.277 pegatinas de 110 kilómetros hora, colocadas hace casi cuatro meses, mientras el Ejecutivo autonómico tendrá que retirar las 228 señales colocadas en sus 300 kilómetros de autovías.

Esta medida se tendrá que tomar después de que este viernes el Consejo de Ministros analizara un informe sobre el levantamiento del límite genérico de velocidad para turismos y motocicletas en autopistas y autovías. La reducción de la velocidad máxima en estas vías entró en vigor el 7 de marzo y obligó a los operarios de mantenimiento a colocar desde días antes las pegatinas plastificadas para toda el área blanca que lleva impresa la numeración.

La operación del cambio de señalización se repetirá ahora, una vez que el Gobierno de España ha decidido no prorrogar esta medida que se adoptó ante la escalada del precio de crudo, derivada en parte por las revueltas del norte de África y Oriente Medio. La decisión se basa en que desde entonces se ha rebajado el precio del petróleo y en que las previsiones indican que lo continuará haciendo. En toda España, el cambio de pegatinas supuso un desembolso para el Ministerio de Fomento de 250.000 euros.

Aquella medida contó con las críticas de los responsables de la Consejería de Fomento, que si bien cumplió el Real Decreto. Ahora, fuentes de la Consejería de Fomento aseguraron a Ical que cumplirán con al decisión del Ejecutivo central. Por ello, indicaron que procederán con “agilidad” y “diligencia” al cambio de señalización, aunque siempre salvaguardando la “seguridad” de los trabajadores de mantenimiento y de los usuarios de las autovías autonómicas.

De momento, la Consejería está a la espera de que se conozcan más detalles de la decisión gubernamental para dar la orden de cambio de las señales, que hace cuatro meses se llevó a cambo durante varios días. Por ello, en esta ocasión, los operarios de las empresas encargadas de la conservación y de la concesionaria de la Autovía de Pinares (A-601), que une Valladolid y Segovia, tendrán que ponerse manos a la obra para retirar las pegatinas, que establecía la obligación de no rebasar el límite de los 110 kilómetros por hora.

El levantamiento de la restricción de 110 afecta a cuatro autovías autonómicas de Castilla y León. De esta forma, un total de 228 señales, que ahora prohibían circular a más de 120 kilómetros por hora, deberán ser modificadas. De ellas, 102 están instaladas en la Autovía del Camino de Santiago (A-231), que conecta León y Burgos; 100 en la Autovía de Pinares (A-601), que une Valladolid y Segovia; 14 en el ramal Toreno-Cubillos del Sil de la Autovía Ponferrada-Villablino (A-631) y 12 en el tramo Palencia-Magaz de Pisuerga de la A-610.

 

Estado 

En total, se cambiarán 1.277 indicaciones de las autovías y autopistas dependientes del Gobierno de España. Por provincias, en Ávila se modificará 104 señales; en Burgos, 150; en León, 186; en Palencia, 181; en Salamanca, 209; en Segovia, 58; en Soria, 61; en Valladolid, 168; y en Zamora, 160. El Ministerio de Fomento gestiona en la Comunidad 1.602 kilómetros de autovías y 275 de autopistas de peaje, si bien no se encarga del cambio de las señales de estas últimas.