El Festival de Segovia (FS), que este año se desarrollará del 18 al 31 de julio, cumple ya 36 años, a lo largo de los cuales los mejores intérpretes de la música de cámara, ópera, jazz y flamenco han dejado su huella, avalando a uno de los festivales más antiguos de España.

Un festival que está integrado por la Semana de Música de Cámara, que cumple 42 años (ya que en sus orígenes el Festival estaba enfocado en la música de cámara) y por el Festival Joven, con 16 años de existencia, en el que las jóvenes promesas del panorama musical muestran su talento. Además, otros ciclos, como el Festival Abierto y Festival en familia completan la edición.

Este verano, el Festival se caracterizará por los homenajes a distintos géneros y autores, con exquisitas joyas de la música de cámara y guiños a las músicas más actuales.

Maestros del flamenco en sus distintas vertientes, como Antonio Canales y Eva Durán, se unirán a los seis solistas del grupo de percusión Kimbala y al ya leyenda del jazz-flamenco Jorge Pardo, en una propuesta en la que la albà valenciana (canto tradicional levantino), el cante, sonido y baile flamencos hallan un punto de encuentro gracias a instrumentos de percusión y métodos de composición de la tradición clásica europea, africana, sudamericana y asiática. Un espectáculo que no es sino un canto a la tierra, que el Festival ofrecerá, de forma gratuita y en su ciclo En Abierto, el 22 de julio en la Plaza de San Martín.

El 23 de julio, Estrella Morente homenajeará a su padre, Enrique Morente, en un concierto en solitario en el Alcázar, mientras que Carmen Linares se unirá a las voces de Barbara Walker (soul y gospel) y Cristina Zavallotti (clásico) en un estreno absoluto que preludiará el final del Festival el 30 de julio: Lamentaciones de Jeremías, un espectáculo ecléctico de Uri Caine, al piano, con temas en tres idiomas (español, inglés y hebreo), el clarinete bajo de Achille Succi y Vittorio Ghielmi dirigiendo a su Ensemble de violas de gamba Il Suonar Parlante. Uno de esos delicados conciertos del Festival que el día 29, en San Juan de los Caballeros, se prolongará en aquél dedicado a las danzas europeas: Un recorrido danzado en Francia, Portugal, Austria, Rusia y Hungría, a cargo del dúo de viola de gamba y laúd de Ghielmi y Luca Bianca.

Desde España a Rusia, la soprano Ana Häsler, una de las nuevas voces de mayor proyección en el panorama del canto lírico en Europa en estos últimos años estará acompañada por el pianista ruso-español Enrique Bernaldo de Quirós, de los más representativos de su generación en España (día 27 de julio en San Juan de los Caballeros). Y más tarde, durante la noche, los Solistas de Cámara de San Petersburgo, especializados en música de cámara rusa, aunque su repertorio abarca más de tres siglos, ofrecerán un concierto lleno de virtuosismo en el Alcázar.

La música de Tomás Luis de Victoria se podrá escuchar gracias al Oficio de difuntos, a cargo del grupo Música Reservata, que actuará el 25 de julio. Un grupo de cámara vocal cuyo objetivo es divulgar el repertorio menos conocido del Renacimiento y Barroco, con un especial interés por la música religiosa. La ausencia de un director fijo les ha permitido trabajar con diversos maestros y especialistas en música antigua, como Jean-Marc Andrieu, Bart Vandewege, Peter Phillips, Andrew Carwood, Bruno Turner, Josep Vila y Mireia Barrera. También dentro del III Ciclo de Órganos Históricos, se homenajeará a Tomás Luis de Victoria el día 31 de julio en la Catedral, con piezas de Antonio de Cabezón, Hernando de Cabeçon, Correa de Arauxo, Gabrieli, Frescobaldi, Pablo Bruna y J. Jiménez, interpretadas por el organista belga François Houtart,

A caballo entre la música y la poesía, la palabra y la canción, el piano y la voz, el 24 de julio, la cantante Ana Belén, acompañada al piano por Rosa Torres-Pardo, interpretará en el Alcázar de Segovia ‘Música callada‘, un recital dirigido por José Carlos Plaza y con guión del poeta granadino Luis García Montero. Un intento de crear, sin presiones y sin tiempo, un mundo impalpable que trate de alcanzar el interior menos manipulable del espectador a través de piezas de Mozart, Mompou, o Chopin y poemas de Juan de la Cruz, Cernuda, Alberti, entre otros.

La sensibilidad y la técnica de Sylvia Torán también se podrán apreciar en el Festival de Segovia, a través de un concierto dedicado a Liszt. El programa que ofrecerá la pianista el 26 de julio consta de la obra maestra de este autor, La Sonata en si menor, y una de las Leyendas: San Francisco de Asís predicando a los pájaros.

La Compañía Acrobática Taiyuan Circus mostrará un espectáculo fundamentado en una de las artes más antiguas de China: la acrobacia. Acrobacia, malabarismo, contorsionismo, gimnasia y teatro se mezclan en este montaje que ofrece un gran abanico de números de cuidada presentación y ritmo trepidante. (Día 24 a las 21:00 horas. en el Jardín de los Zuloaga).


El Festival Joven: un espacio para las jóvenes promesas

Ciclo del Festival que cumple su 16 edición y muestra el talento de las jóvenes promesas de la música con entradas gratuitas al público. El 18 a las 21:00 horas se abrirá el festival con un aperitivo musical, la actuación en la Plaza de San Martín de la Banda Sinfónica californiana ‘The Ambassador’s’, una formación que agrupa a jóvenes talentos de la Bahía de San Francisco y que en su última gira por Japón fue ovacionada con ímpetu. El 22 a las 20:00 horas en el Conservatorio de Música de Segovia, un nuevo espacio dentro del Festival, la Joven Orquesta Valenciana ofrecerá un concierto de esos que no resultafácil olvidar, con el protagonismo de la música de Mahler.