Cerca de 300 personas volvieron a manifestarse ante la sede de Bankia en Segovia para mostrar su rechazo al ERE que contempla la entidad y que supondrá el despido de 3.900 empleados de la red comercial, 1.000 de los servicios centrales y 1.100 de las empresas del grupo. A pesar de celebrar las cifras del paro parcial convocado esta mañana, que fue secundado según fuentes sindicales por cerca del 100 por cien de los trabajadores en Segovia y un 85 por ciento a nivel nacional, los afectados volvieron a lamentar que tras la última reunión las posturas continúen sin experimentar grandes cambios.

El secretario provincial de Comfia, Juan Antonio Martínsanz, aplaudió el involucramiento de los empleados porque “la empresa no se lo esperaba y le hemos dado una sorpresa tremenda” pero lamentó que las negociaciones sigan paradas a esperas de recibir el próximo viernes un nuevo documento cuyo contenido desconocen aún.

Por su parte el secretario territorial de SATE Bankia, Carlos Rubio, señaló que los trabajadores se encuentran “decepcionados” ante la falta de negociación con la entidad y lamentó que ésta centre su plan de viabilidad en los artículos 51 y 41 del estatuto del trabajador que contemplan despidos colectivos y disminución de salarios. En declaraciones recogidas por la agencia Ical, Rubio insistió en que “son posibles otras alternativas” para señalar que mañana elevarán nuevas propuestas con el fin de dar cabida a otras opciones.

En este sentido y aceptando que “hay que hacer un esfuerzo y todos tenemos que poner de nuestra parte”, Rubio apeló como ejemplo a los despidos voluntarios como otra opción posible. Por este motivo aseguró que no negociarán los despidos en las condiciones propuestas a pesar de que “ellos creen que tienen la sartén por el mango con la nueva reforma laboral”.

 

Apoyo de la sociedad

Ante consignas como ‘Bankia escucha, estamos en la lucha’ y los pitidos de los concentrados ante la sede central de la desaparecida Caja Segovia, los representantes sindicales agradecieron la comprensión de los clientes y pidieron disculpas por los contratiempos ocasionados. “Tienen que entender que pelamos por nuestro futuro”, aseguró Martinsanz. Del mismo modo agradecieron el apoyo de anteriores “compañeros”, jubilados y prejubilados, así como el de la sociedad que apoya a los trabajadores en estos momentos.

Es el caso de una anciana segoviana, Blasa María Higuera, que hasta la concentración se acercó para proponer a los líderes sindicales que hagan un llamamiento en el que pidan a los clientes de la entidad que retiren todos sus ahorros si no paralizan los despidos y el cierre de oficinas.