Los primeros diágnosticos del sida cumplen 30 años, y con este aniversario, toda la sociedad conmemora el 1 de diciembre el Día mundial del sida, que en Segovia se celebrará de la mano de la asociación Segoentiende, con la colocación de un lazo rojo en el Ayuntamiento y con la programación de otros actos. Estos se sumarán al lema elegido para esta ocasión por ONU/sida «30 años de logros, 30 años de retos», con el que se anuncia que el trabajo contra esta infección continúa a pesar de los retos que se presentan; sobretodo, a la prevención del sida y al abordaje social y, en numerosas partes del mundo, sanitario de la enfermedad.

Por la tarde una mesa informativa instalada por Segoentiende en la Plaza Mayor, ofrecerá información sobre prevención y realizará la lectura de un manifiesto que clamará la necesidad de apoyo y continua lucha para hacer cara al VIH.

La Consejería de Sanidad destinó en el último año 811.743 euros en Segovia para tratar con antirretrovirales a cada uno de los pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida que viven en la provincia y que alcanzan los 98. Esto supuso un incremento de 28.496 euros más respecta a 2009 en el que se destinaron 783.247 euros. Como media en Castilla y León se destinó una media de 7.800 euros, lo que supuso una inversión de 22,94 millones de euros, teniendo en cuenta que en el último año había en la Comunidad 2.946 casos acumulados, según se desprende de la última actualización del Registro Nacional de Casos de Sida.

En la Comunidad, los datos sobre el sida indican que la región acumula 2.946 casos, con una tasa de incidencia anual de 10,8 casos por cada millón de habitantes. Las cifras equiparables en el conjunto nacional son de 80.827 casos acumulados y una tasa de 19,3, respectivamente.

 

Esto NO es VIH

Hay que seguir insistiendo en que el VIH/sida no se transmite en ningún caso a través de besos, abrazos, caricias, darse la mano o tocarse; por medio de lágrimas, sudor, saliva, tos o estornudos; usar objetos de uso común (teléfonos, cubiertos,…), ropa o alimentos; de compartir duchas, lavabos, WC, piscinas, instalaciones deportivas, centros laborales, colegios, establecimientos públicos o cualquier otro lugar; a través de animales, mosquitos u otros insectos; ni por medio de recibir o donar sangre en países, como España, en los que estos procesos están adecuadamente controlados.

El VIH/sida no es, por tanto, causa ni justificación para ninguna discriminación, ya sea ésta afectiva, laboral, social, sanitaria,…; además, en el caso de que existan algún tipo discriminaciones públicas, la ley ampara a las personas que las sufran.

Asimismo, siempre es conveniente recordar aquellas prácticas de riesgo que puede propiciar el contagio de esta enfermedad: No usar preservativo en relaciones sexuales con penetración (vaginal, anal u oral) El riesgo de infección aumenta si, además, la persona presenta otras infecciones de transmisión sexual (gonorrea, sífilis, herpes,…); Compartir objetos cortantes o punzantes que hayan estado en contacto con sangre infectada: jeringuillas, agujas, otros materiales de inyección o instrumentos para la acupuntura, tatuajes o «piercings» no controlados sanitariamente; y de una madre VIH positiva a su hijo/a durante el embarazo, el parto o la lactancia.