Castilla y León registró un total de 21 nuevos diagnósticos de Sida en el primer semestre de 2011 por lo que la cifra de afectados desde 1981 se sitúa en los 2.946, según las notificaciones recogidas en el Registro regional del Sida de Castilla y León, pendientes de su posterior consolidación. Además, la tasa de incidencia anual en 2010 en la Comunidad fue de 10,8 casos por millón de habitantes, frente a los 19,3 de España, con una suma de 80.827 casos, según informó hoy el Ejecutivo autonómico.

Asimismo, la Consejería de Sanidad explicó en un comunicado que las tasas acumuladas por cada millón de habitantes desde el inicio del cómputo de los casos de Sida es de 1.151 en la Comunidad y de 1.697,71 en España. Estos datos han sido difundidos con la celebración el próximo 1 de diciembre del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que este año se conmemora bajo el lema ‘30 años de logros, 30 años de retos’.

Los datos de los tres últimos ejercicios en la Comunidad indican que las tasas anuales de casos de Sida fueron de 10,8 casos por cada millón de habitantes en 2010 (el 26,1 en el conjunto nacional); del 24,3, en 2009 (33,3) y del 30,4, en 2008 (37,8). En cuanto al número de casos registrados, durante el primer semestre, Castilla y León sumó 21 casos, y en 2010, 30. En el año 2009, el incremento se cifró en 61, mientras que el año anterior, 2008, el número de nuevos diagnósticos de sida fue de 35.

Por sexos, el 78,4 por ciento de los casos corresponden a varones y el resto, el 21,6, a mujeres y en lo referido a grupos de edad, el que recoge una mayor afectación acumulada desde el inicio de la epidemia, es el que se sitúa en la horquilla de entre 25 y 40 años. Sin embargo, los datos de 2009 y de 2010 indican un cambio de tendencia al respecto, ya que más de 60 por ciento de los nuevos casos corresponden a personas mayores de 40 años.

Este misma situación de modificación de hábitos se repite en los referido al comportamiento de riesgo más frecuente, en el que, en primer lugar, se sitúan los usuarios de de drogas intravenosas, que representan el 66,7 por ciento de los contagios acumulados en Castilla y León, pero que en el que la transmisión heterosexual se ha convertido en el primer comportamiento, con el 37,7 por ciento de los casos de 2009 y el 51,8 por ciento, durante el año pasado.

En cuanto a la detección precoz de la enfermedad, los datos de 2010 indican que en el 79,17 por ciento de los diagnósticos seropositivos coincide el descubrimiento de la condición de portador del VIH con el diagnóstico del sida.

Por otro lado, el Sistema de información de nuevas infecciones por VIH de Castilla y León expresa que, a fecha 30 de junio, el número de nuevos casos del virus de inmunodeficiencia humana es de 280 -133 en 2010, con una tasa del 51,96 casos por cada millón de habitantes y 147 en 2009, con 57,34 de tasa de incidencia anual-.

 

30 años

Este año se conmemora los primeros diagnósticos de esta enfermedad, que cumplen su trigésimo aniversario. Con este motivo, ONU/sida ha elegido como lema para esta ocasión, ‘30 años de logros, 30 años de retos’, referido a la evolución del abord

aje de la infección por el virus de inmunodeficiencia humana adquirida y al hecho de que, en este período, se han realizado grandes avances en el conocimiento de la enfermedad, su transmisión y tratamiento. Sin embargo, deja claro la tarea aún por desarrollar referida, sobretodo, a la prevención del sida y al abordaje social y, en numerosas partes del mundo, sanitario de la enfermedad.

En este sentido, Sanidad insistió en que el VIH/sida no se transmite en ningún caso a través de besos, abrazos, caricias, darse la mano o tocarse. También, precisó que tampoco existe contagio por medio de lágrimas, sudor, saliva, tos o estornudos; al usar objetos de uso común (teléfonos o cubiertos), ropa o alimentos, y de compartir duchas, lavabos, WC, piscinas, instalaciones deportivas, centros laborales o colegios, establecimientos públicos o cualquier otro lugar; a través de animales, mosquitos u otros insectos; ni por medio de recibir o donar sangre en países, como España, en los que estos procesos están adecuadamente controlados. Por tanto, no es causa ni justificación para ninguna discriminación, ya sea ésta afectiva, laboral, social o sanitaria.

Asimismo, recordó que aquellas prácticas de riesgo son: no usar preservativo en relaciones sexuales con penetración (vaginal, anal u oral) o compartir objetos cortantes o punzantes que hayan estado en contacto con sangre infectada. También, una madre con VIH transmite a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia la enfermedad.

 

Retos

Entre los logro que ONU/sida destaca se encuentra el conocimiento de la infección, de su transmisión y de su prevención; la mejora de en detección y diagnóstico del VIH/sida, no sólo a través de la accesibilidad a las pruebas, sino con nuevos recursos como la prueba rápida del VIH; y la disponibilidad de tratamientos antirretrovirales, que mejoran la calidad de vida de las personas infectadas, su supervivencia y reducen eficazmente el riesgo de transmisión de madre a hijo.

Además, considera que se debe intensificar las estrategias de prevención, especialmente, en lo referido a la concienciación del uso del preservativo; eliminar el retraso diagnóstico; el desarrollo de una vacuna y un tratamiento curativo; la promoción del acceso universal a los tratamientos en los países empobrecidos; la adaptación de la atención de las personas con VIH/sida a sus nuevas necesidades; y combatir por perjuicios, el estigma y la discriminación hacía los afectados por la infección.

En lo referido a la eliminación del retraso en el diagnóstico, se estima que en España hay entre 120.000 y 150.000 personas infectadas por VIH, de las que entre 35.000 y 40.000 desconoce su condición de seropositivos. Además del acceso a la detección de la enfermedad a través de los recursos asistenciales del Sistema Regional de Salud, la Junta, a través de un convenio entre la Consejería de Sanidad y el Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos, mantiene un programa de accesibilidad, rápido y confidencial, a la prueba rápida del VIH en 16 farmacias de las nueve provincias.