Las agresiones a profesionales de la Gerencia Regional de Salud (Sacyl) de Segovia suman en el primer semestre del año un total de 12 incidentes y 13 agresiones. Así lo ha expuesto el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, durante la reunión del Observatorio contra las Agresiones al personal de Sacyl, que se ha celebrado en las Cortes de Castilla y León.

Durante su exposición el consejero señaló además, que desde 2005 las agresiones suman un total de 85 sentencias condenatorias, de las que 13 fueron por un delito de atentado o lesiones –con penas de prisión de tres años, órdenes de alejamiento, multas e indemnizaciones- y el resto por faltas. Además, la Consejería de Sanidad ha tramitado ya once expedientes sancionadores de carácter administrativos, dos de ellos ya resueltos con multas de 300 euros por insultos al personal sanitario del servicio público.

Asimismo, la consejería tiene previsto impulsar el próximo año la vía de la actuación judicial con la colaboración de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. El objetivo es evitar que las agresiones prescriban y trasladar el mensaje a los usuarios de que este tipo de acciones conllevan una condena. No obstante, Sáez Aguado insistió en que en general los ciudadanos hacen un uso “adecuado” de los servicios sanitarios ya que se producen un número reducido de agresiones en relación a los 40 millones de actos médicos que se celebran al año.

Respecto a la defensa judicial de los profesionales de Sacyl, desde noviembre de 2005, el teléfono de asistencia jurídica ha registrado un total de 1.126 llamadas, de las que 864 han sido para consejo legal, 204 para defensa penal en los tribunales y otras 54 para asistencia 24 horas. Los profesionales agredidos cuentan con tres posibilidades de asesoramiento, bien a través de los letrados territoriales, del seguro de defensa jurídica o de la libre elección de abogado. El seguro de defensa jurídica de la Gerencia cubre el asesoramiento telefónico las 24 horas del día, la reclamación por daños y perjuicios y la defensa penal.

El consejero ha explicado que el registro de datos en el sistema público se inició hace dos años, por lo que todavía no se dispone de una información completa. También, precisó que muchos profesionales no consideran “relevante” las agresiones verbales, por lo que estos incidentes no aparecen en las estadísticas. Sáez Aguado recordó que en 2010 hubo 579 agresiones, un tres por ciento menos que en 2009, e indicó que el 80 por ciento las sufrieron personal de atención directa, es decir, facultativos, enfermeros y técnicos en cuidados de enfermería. Además, precisó que derivaron en 59 denuncias ante las autoridades judiciales.

Del total, el 66 por ciento fueron verbales, y un total de 92, físicas. Indicó que estas últimas se han reducido un 21 por ciento respecto a 2009. También, precisó que el 72 por ciento acarreó algún tipo de lesión y el diez por ciento conllevó una baja por incapacidad laboral. Por ello, Saéz Aguado interpretó que las agresiones ocasionaron lesiones leves en la mayoría de los casos.

 

Primer semestre de 2011

En lo que va de año el 64 por ciento de las agresiones fueron verbales, un 20 por ciento, psicológicas y un 16 físicas. El mayor porcentaje de incidentes (50 por ciento) tuvo lugar en los centros hospitalarios, un 48 por ciento en Atención Primaria y el resto en la atención de emergencias sanitarias. Por tipo de trabajador agredido, el 38 por ciento fueron médicos y el 33 enfermeras, seguidos de un 15 técnicos auxiliares de enfermería y un cinco celadores.

En cuanto al perfil del autor de las agresiones, el registro indica que un 59 por ciento son hombres y un 41 mujeres, mientras que un 66 por ciento son usuarios y un 32 familiares, siendo el 92 por ciento de los incidentes protagonizados por una sola persona. Sobre las posibles causas que desencadenan la acción violenta, un 32 por ciento se refiere a discrepancias con el criterio asistencial del profesional -bajas laborales, petición de pruebas, prescripción de medicamentos-, seguido de un 24 por ciento por disconformidad en el trato, un 23 por ciento por trastorno psíquico agresivo o un 12 por ciento por drogadicción y alcoholismo.

 

Medidas

El consejero ha avanzado que Sacyl continuará con la implantación progresiva de los botones de alarma en todos los equipos informáticos de los centros de salud, urgencias y servicios de admisión hospitalarios. Precisó que esta experiencia piloto llevada a cabo en el centro salmantino de la Alamedilla consiste en que si un trabajador pulsa uno de ellos salta un mensaje de alerta en los ordenadores de sus compañeros para que acuda en su auxilio. Ya se ha extendido a la atención primaria de El Bierzo (León), por lo que en los próximos meses se completará su despliegue en las áreas de Palencia y Salamanca. Otra de las novedades que expuso Sáez Aguado fue la puesta en marcha es un nuevo protocolo de actuación ante una agresión, con el objetivo de simplificar los trámites para que los trabajadores agredidos puedan ejercer su derecho de defensa de la forma más eficaz, cómoda y segura posible. Para ello, se habilitará un nuevo procedimiento de comunicación y registro de los incidentes y se mejorarán los canales de información sobre agresión dentro de los centros de trabajo, involucrando a los mandos intermedios.

Esta iniciativa se pondrán en funcionamiento con la firma de un convenio con el Colegio de Médicos en los próximos días. También, se rubricará otro protocolo de colaboración con el Colegio de Enfermería. Además, se difundirá además un modelo de carta de rechazo que cada centro podrá remitir al agresor, informándole sobre los derechos y deberes del usuario de la sanidad pública, los sistemas para canalizar sus quejas o sugerencias y la advertencia sobre las consecuencias legales de comportamientos agresivos.

En el ámbito de la formación, se continuará con los cursos sobre técnicas para el manejo de situaciones difíciles, en colaboración con el Colegio de Psicólogos de Castilla y León y con una participación prevista de 175 personas. Habrá además la posibilidad de teleformación sobre prevención y manejo de situaciones de riesgo ante conductas agresivas. Además, Sanidad tiene previsto retomar la campaña puesta en marcha con las organizaciones sindicales ‘Espacio de salud, espacio de respeto’ y extender a todos los hospitales la figura del informador de urgencias ya operativa en cinco complejos asistenciales.