Los menores de Castilla y León disponen de una nueva línea de ayuda, el teléfono 116 111 donde pueden recibir cualquier tipo de ayuda psicológica, social y jurídica. Se trata de un servicio gratuito, al que se accede desde un fijo, móvil o una cabina telefónica, completamente confidencial y que está operativo las 24 horas al día en 19 países de la Unión Europea, con el fin de que puedan utilizar este recurso cuando viajen al extranjero.

El teléfono sustituye al anterior 920 202 010, según ha explicado el gerente de Servicios Sociales de Castilla y León, Jesús Fuertes, que indicó que el cambio responde a la voluntad de que el teléfono se pueda utilizar también fuera de España, que sea común al conjunto de los 19 países que forman parte de la iniciativa. “El objetivo es que todos los niños de Castilla y León cuenten con una red internacional, de carácter europeo” para buscar apoyo y orientación en todos los aspectos de su vida, desde aspectos vinculados a sus relaciones sociales, familiares y sexuales, hasta para denunciar y comunicar posibles situaciones en las que se esté vulnerando sus derechos, precisó.

Este servicio está gestionando por la Fundación ANAR, de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo. Cuenta con el apoyo de la Junta con el objetivo de responde a las directrices de la Estrategia de la Unión Europea sobre los derechos de la infancia. Además, se enmarca dentro de las medidas desarrolladas por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades para salvaguardar los derechos de los niños y prevenir situaciones de riesgo, consciente de la necesidad de que exista un instrumento de ayuda eficaz y rápida para dar respuesta a los problemas de la infancia.

 

Problemas en las relaciones

La importancia de este recurso, según ha puesto de manifiesto el director del teléfono de la Fundación ANAR, Luis Estebaranz, radica en que en de enero a septiembre el servicio recibió 28.248 consultas, de las que 28.063 procedieron de menores y 185 realizadas por adultos. Las principales consultas, a tenor de los datos de cierre de 2010 que sumó 20.194 llamadas, se centraron en problemas en sus relaciones tanto en el ámbito familiar, con padres o hermanos; en segundo lugar, sobre posibles situaciones de violencia, tanto en la familia, en el colegio o en la calle; y, en tercer lugar, fueron consultas vinculadas a sus relaciones sentimentales.

Estebaranz ha resaltado la importancia de acudir a este servicio, atendido por psicólogos con la colaboración de trabajadores sociales y abogados, que más allá de una simple consulta, también permite a los profesionales detectar situaciones de riesgo y actuar. De hecho, el año pasado derivaron a 1.057 menores a los recursos de la Comunidad y de las entidades locales, por ejemplo.

Además, entre enero y septiembre, 505 llamadas precisaron orientación especializada. De ellas, el 55 por ciento requería atención psicológica; un 23 por ciento, atención psicológica-social y un siete por ciento, atención psicológica-jurídica. En el 13,7 por ciento de los casos fue necesaria la intervención coordinada de psicólogos, trabajadores sociales y abogados. Tras esta orientación, 420 llamadas fueron derivadas para su seguimiento, sobre todo, a colegios, centros de salud o centros de acción social.

La mayor parte de las consultas las realizan niñas, siete de cada diez, y en el 85 por ciento de los casos la demanda de información procede de pre y adolescentes, de entre 13 y 17 años, concluyó el responsable de este servicio telefónico.

 

Otros teléfonos de ayuda

Junto este número, destinado especialmente para la infancia, existen otros dos números armonizados de interés social que también son gestionados por la Fundación ANAR. Son el 116123 ‘Línea de Apoyo Emocional’, destinado a adultos que necesitan apoyo emocional o sufren soledad, y el número 116000 ‘Línea directa para niños desaparecidos’, reservado para ofrecer un servicio en caso de la desaparición de niños, y trasladar la denuncia a la Policía.

La Fundación ANAR es una organización sin ánimo de lucro cuyos orígenes se remontan a 1970 y que lleva colaborando con la Gerencia de Servicios Sociales desde 1998. Otras once autonomías han elegido también a esta Fundación por su amplia trayectoria y experiencia en la gestión del teléfono 900 202 010 en la ayuda a los menores.