Como viene siendo habitual, Policía Local ha colaborado en una nueva campaña de la Dirección General de Tráfico, en esta ocasión sobre «Control de Alcoholemia». El objetivo es concienciar a los ciudadanos de la importancia de conducir de forma responsables. Y es que los conductores al volante deben hacerlo de manera consciente evitando, en lo posible, todo tipo de distracciones y cumplir la normativa vigente.

En el año 2011, según fuentes del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, se realizaron análisis toxicológicos a 702 conductores fallecidos en accidente de circulación, presentando 230 una tasa superior a 0,3 g/l,* es decir el 32,76%. De estos 230 conductores fallecidos con resultado positivo a alcohol, 64 resultaron también positivos a drogas y/o psicofármacos.

En Segovia, durante los siete días que duraba la campaña de control de alcoholemia, Policía Local realizaba 111 pruebas siendo dos las personas detenidas, una de ellas por superar el límite establecido de 0,25 g/l en aire espirado y la otra por negarse a realizar las pruebas.

Desde Policía Local recuerdan que, en casi un tercio de los accidentes mortales, el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante y, aún con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, nuestro nivel de riesgo de accidente de tráfico puede verse incrementado. Por ello, la única tasa segura es 0.0%.

Por otra parte, en el artículo 65 de la Ley de Seguridad Vial se tipifica como infracción muy grave la conducción de vehículos habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a las establecidas y, en todo caso, la conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia de efectos análogos.

También se tipifica como infracción muy grave incumplir la obligación, que todos los conductores tienen, de someterse a las pruebas de detección alcohólica. Para estas infracciones muy graves la Ley prevé la sanción de multa de 500 euros.