Tan solo una de las reses participantes en el encierro de hoy en Cuéllar ha conseguido concluir el recorrido acompañada por los cabestros. El encierro, largo y complicado, se ha resulto sin personas heridas, después de los incidentes de ayer donde un hombre murió corneado en el corazón.

Inicialmente, según la Asociación Encierros de Cuéllar, dos toros han muerto en el inicio del trazado urbano, que han sido cubiertos con unas sábanas, mientras que otro ha caído desfallecido en la zona del “embudo”. Otras dos reses han escapado por el campo. El alcalde, Jesús García, ha señalado que el recorrido por el campo se ha desarrollado con normalidad, pero la manada se ha disgregado en unas tierras de labor, pese a que va a acompañada de 475 caballistas, de los que 40 componen el núcleo central. García ha subrayado que la ganadería “El canario”, de Salamanca, es conocida en Cuéllar y no ha dado problemas, pero en esta ocasión, el encierro ha sido de bueyes, con solo un toro en la plaza.

Por otra parte, el alcalde ha informado que las banderas de la villa se encuentra a media asta, tras la muerte de un hombre, corneado en el corazón,  que será trasladado a Rentería, de donde era natural, donde serán enterrados sus restos mortales. J.M.R.B., de 63 años, tenía una vivienda en Cuéllar donde pasaba temporadas junto a algunos familiares.

Foto: Retirada de los toros fallecidos por agotamiento hoy en el encierro de Cuéllar/Ical