La concejalía de Obras y Servicios ha finalizado las obras llevadas a cabo estos días en la glorieta de la plaza de San Facundo para mejorar la movilidad en la zona, trabajos independientes del proyecto de reparación del pavimento de las calles Serafín, San Facundo y San Agustín, realizado hace unos meses.

Las obras sólo afectan a la isleta que regula la entrada y salida de vehículos, y es fruto de la reestructuración de la circulación desde la plaza de Guevara hacia San Agustín. La pequeña glorieta se mantiene, pero se han recordado las esquinas para facilitar el giro de turismos y autobuses.

El pequeño callejón de la calle San Agustín, desde la plaza de Guevara, ha quedado cortado al tráfico, por lo que los vehículos no podrán atravesarlo y tendrán que girar desde esta plaza, por la calle Miguel Canto, hacia la calle Serafín.