El Parque Natural de las Hoces del Riaza sigue, después de 10 años, sin contar con los planes que deberían permitir su correcta gestión, según el colectivo WWF que ha remitido un comunicado a los medios denunciando esta circunstancia. WWF resalta en el comunicado “el desinterés de la Administración regional por cumplir sus obligaciones respecto a la gestión y la planificación de los espacios naturales protegidos, esencial para lograr su conservación”.

Según esta organización ecologista, la última reunión de la Junta Rectora del parque se celebró en abril convocada con dos años de retraso tras una petición formal de WWF. La organización manifestó sus preocupaciones por la falta de una gestión adecuada en este espacio natural protegido, ya que en los últimos años se han paralizado las inversiones en este y otros espacios naturales de Castilla y León.

WWF solicitó a la Junta de Castilla y León que volviera a invertir en sus espacios naturales protegidos y que cumpliera su propia normativa, aprobando el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) de las Hoces del Riaza, que está sin aprobar desde su declaración en el año 2004. “La Junta prometió que lo aprobaría en 2014, pero diez meses después de esta reunión y a pocos días del final de año, WWF denuncia que la Administración autonómica no ha cumplido su compromiso”, según recoge el  comunicado.

Además, WWF lamentó que los órganos de participación no estén funcionando adecuadamente, ya que en el pasado mes de noviembre la Junta de Castilla y León sacó a información pública los planes de gestión de los espacios Red Natura (LIC y ZEPA Hoces del Río Riaza), que solapan en gran parte con este parque natural, sin que se haya revisado previamente en una reunión de la Junta Rectora con todos los interesados.

La organización consideró que la falta de una planificación adecuada y de unos objetivos de conservación definidos “redunda en que no se dedican suficientes recursos para tareas como vigilancia o investigación, ni tampoco para el adecuado desarrollo socioeconómico de los pueblos de la zona, por lo que se está perdiendo la oportunidad de crear nuevos puestos de trabajo y de frenar el éxodo rural”.

“No se puede garantizar la adecuada conservación de un espacio protegido sin unos adecuados instrumentos de gestión, pero la Junta de Castilla y León todavía no ha aprobado ningún Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) en su territorio”, comentó Laura Moreno, técnico de biodiversidad de WWF España. “En el caso de las Hoces del Riaza, es intolerable que un espacio declarado hace ya 10 años continúe funcionando sin un PRUG aprobado, ya que es la base sobre la que se fijan y desarrollan las acciones de conservación”, concluyó.

Foto: El Parque Natural de las Hoces del Río Riaza en Montejo de la Vega de la Serrezuela/Ical