La Comisión  de Arbitrajes, Quejas y Deontología del periodismo ha respaldado mediante una resolución a los trabajadores de El Adelantado de Segovia frente a la dirección ante una queja efectuada por periodistas, técnicos y fotógrafos del citado medio.

Los hechos analizados por la Comisión datan de la reciente campaña electoral en la que los trabajadores de El Adelantado manifestaron ante la Federación de la Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) que “desde el inicio de la campaña electoral, la dirección, con asesoramiento externo del periódico, cambia informaciones, textos, fotos y maquetas en las informaciones elaboradas, en muchas ocasiones cambiando incluso, el sentido de las mismas y transmitiendo al lector ideas incorrectas”  como medida de protesta primera ante estas situaciones la mayoría de los trabajadores del medio dejaron de firmar las informaciones y las fotografías.  Una vez recibida la queja, la FAPE entendió que se estaba incumpliendo el código ético y por lo tanto la Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Segovia acordó dirigirse a la Comisión de Arbitrajes.

Una solicitud a la empresa editora en la que se le invitaba a reconducir la anómala situación invitándole a que marcara “líneas claras respecto a su línea editorial, respetando el trabajo de los periodistas y fotógrafos” no obtuvo respuesta por parte de la empresa.

En el capítulo de las argumentaciones, los demandantes acusaron a la empresa de vulnerar “el primer compromiso ético del periodista que es el respeto a la verdad” entendiendo como legítimo entonces el “derecho a invocar la cláusula de conciencia cuando el medio del que depende pretenda una actitud moral que lesione su dignidad profesional o modifique sustantivamente la línea editorial” El artículo correspondiente al “derecho del periodista a ser amparado tanto en el marco de su propia empresa como por las organizaciones asociativas  institucionales, frente a quienes, mediante presiones de cualquier tipo, pretendan desviarle del marco de actuación fijado en el presente código deontológico” también entendieron los trabajadores de el Adelantado que había sido vulnerado.

Por su parte, la empresa, defendió a la institución confirmando por escrito ante la Comisión entre otras cosas que las imputaciones eran falsas y que con su actitud los trabajadores “Están dañando la imagen y buena reputación de este pequeño periódico” y que “las consecuencias de carácter empresarial son, de momento, incuantificables (sic)”

Una vez escuchadas a las partes y sus respectivas alegaciones, la resolución de la Comisión “declara que la empresa editora de El Adelantado de Segovia ha vulnerado el código deontológico en sus artículos 2 (El primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad) y 13º ( El deber de fundamentar las informaciones que difunda) al no respetar el trabajo informativo elaborado por su redacción)

La resolución asimismo recuerda el derecho del periodista a invocar la cláusula de conciencia y el derecho a ser amparado por las organizaciones asociativas “frente a quienes pretendan desviarle del marco de actuación fijado en el Código Deontológico”

Foto: Esther Vargas/flickr