Todo apunta a que el comercio volverá al centro de las ciudades. Los especialistas dan por agotado el modelo de grandes superficies comerciales en los extrarradios, y su transformación por medio de una vuelta a los centros urbanos. Así lo indican los datos en Castilla y León. La expansión de este modelo está en su última fase ya sin nicho de mercado y se espera que inicie una transformación hacia centros de ocio y servicios globales, en los que el consumidor interactúe en todo momento, con una apuesta por el retorno a los centros de las ciudades.

La parálisis queda reflejada en que sólo una de las 12 licencias que se solicitaron después de la liberalización en 2010 en Castilla y León terminó en apertura (Decathlon en Valladolid), aunque hay aún cuatro proyectos pendientes en Burgos, León y Salamanca. La regulación anterior, mucho más restrictiva, con el plan de equipamientos comerciales, se saldó con diez licencias que concluyeron en aperturas de grandes superficies (más de 2.500 metros cuadrados). Cabe destacar también que de esa etapa procedía la petición de apertura de Ikea en Valladolid, el mayor centro conocido con 78.000 metros, que se resolvió el 4 de enero de 2010, justo con la entrada en vigor de la regulación liberalizadora.

La directora general de Comercio de la Junta, Irene Núñez, afirma que en la Comunidad se vive “la última fase de expansión inmobiliaria de las grandes superficies” y “no se prevé un nuevo auge de este tipo de negocios”. Precisó que hay algún movimiento de centros pendientes en León y en Burgos, y algún que otro traslado de comercios a superficies mayores, pero “más allá de esto, no se contempla más porque el sector ya está instalado y no hay nicho de mercado para este modelo”.

Núñez también constató que este sector está “muy unido al modelo de ciudad que tenemos”, que ha apostado por sacar fuera a estas grandes superficies. Sin embargo, aseguró que “ahora se están planteando volver a los centros urbanos, como experiencias piloto, con tiendas más pequeñas, porque ya se conocen sus gamas de productos”.

“Saben que el consumidor es urbanita, somos sociales”, dijo, para defender que “integrar estas estructuras en los centros de la ciudad, enriquece la actividad” de los casos urbanos “en todos los niveles”. “Todos ganamos, el que se acerca a la gran superficie ve otro tipo de comercio y aumentan las posibilidades”, resumió, para asegurar que este fenómeno ya que está produciendo con grandes marcas multinacionales, como Inditex, que abrirá en el centro de León capital.

La directora general recalcó que el periodo de mayor auge, antes de 2010, estuvo muy ligado al sector inmobiliario, “coincidiendo con el periodo pre crisis”. “Hubo un boom del sector inmobiliario y tenía muy poca gran superficie, con lo que era un nicho de mercado muy atractivo; se instalaron proyectos con viabilidad y coparon el mercado”, añade.