Publicidad

El caballo como mejor amigo

Publicidad

Cuatro menores con patologías neurológicas han iniciado el pasado mes de octubre en el Centro Ecuestre de Castilla y León un tratamiento de hipoterapia con la ayuda de fisioterapeutas de la Fundación Caballo Amigo. En los próximos meses, hasta junio, se ampliará a siete pacientes más. El Convenio que recoge esta atención ha sido firmado por la Consejería de Agricultura, la Federación hípica de Castilla y León y la Asociación de Parálisis Cerebral y Discapacidades Afines de Segovia (Aspace). En próximas fechas podrían incorporarse otras asociaciones a este convenio.

Aspace concibe la hipoterapia como un complemento a las sesiones de hidroterapia y fisioterapia que ya se ofrecen en esta asociación de familias que apuestan por “mantener al discapacitado en casa e intentar conseguir todo aquello que necesita”, sostiene su presidenta, María De Pablos en declaraciones a Ical. “Esto no son simples paseos a caballo, con los fisioterapeutas trabajan la musculatura, las posturas, o incluso cómo se colocan los pies para evitar deformidades, sobre todo para prevenir malformaciones óseas, y si a esto se añade que la relación con el caballo reduce la intensidad de las crisis epilépticas, los beneficios que nos pueden reportar son infinitos”, resaltó.

Publicidad

La presidenta de la Fundación Amigo, Mercedes Jiménez, explicó que el protocolo de actuación con los pacientes se inicia con una valoración inicial en la que se establecen los objetivos de intervención para planificar las sesiones de trabajo. Explicó que así se pueden trabajar “muchas patologías” del área motora, ya que permite mejorar el tono muscular, el equilibrio, la estabilidad pélvica, la coordinación, el control de tronco o el de la cabeza; y también otros aspectos como los trastornos de conducta o la comunicación no verbal.

En la actualidad hay centros hípicos adaptados para realizar hipoterapia en casi toda la Unión Europea. Comenzó a utilizarse en Dinamarca, donde la deportista Lisa Hartel enfermó de poliomelitis y su fisioterapeuta abordó su rehabilitación mediante equitación. Así, con un tratamiento de poco más de un año, consiguió participar en las pruebas de doma en los Juegos Olímpicos de Helsinki, donde obtuvo la medalla de plata.

En España, una de las entidades que desarrolla y difunde actividades ecuestres dirigidas a personas con discapacidad es la Fundación Caballo Amigo. En León se imparte hipoterapia a través de la Fundación Carriegos, y en Segovia el tratamiento se ha iniciado con la idea de afianzarse en el tiempo.

Foto: tratamiento de hipoterapia en el Centro Ecuestre de Castilla y León/Ical

Publicidad