La Unión de Campesinos de Segovia-UCCL ha denunciado mediante un comunicado la “situación insostenible” para los ganaderos generada por el incremento de la población de lobos en la provincia. Además y como complemento a su denuncia, ha utilizado el mismo comunicado para exigir a la Junta de Castilla y León “un control efectivo de la población para evitar los ataques masivos al ganado que se vienen produciendo”.  Una indemnización rápida y eficaz de los daños por vía patrimonial, “que cubra de manera real y efectiva la totalidad de los daños producidos” es otra de sus reivindicaciones.

Han sido varios los ganaderos de la zona entre Riaza y el Puerto de Somosierra los que han sufrido los últimos ataques. En la zona de Cerezo de Arriba se ha informado de dos incursiones en cinco días. Como agravante, indican desde  UCCL, hay que destacar que no es un episodio aislado, sino uno más de los que cada poco tiempo se reproducen en la provincia sin que las reiteradas denuncias del sindicato, afirma la organización, sensibilicen a la Administración General. 

Según los datos oficiales publicados por la propia Junta de Castilla y León en junio de este año hay 1.600 lobos en Castilla y León, establecidos en 179 manadas (152 en la zona Norte del Duero y 27 en la zona Sur), lo que representa un incremento del 20 por ciento con respecto al censo de 2001, que localizó 149 manadas. en la provincia de Segovia se ha pasado de 5 a 10 manadas.

La Unión de Campesinos de Segovia insiste en denunciar  “la actitud cicatera e intransigente de la Junta de Castilla y León ante este problema, ya que por un lado propicia el incremento de la población de lobos a través del plan de gestión, vendiendo sus logros a bombo y platillo, y por otro se niega en rotundo a hacerse cargo de los daños que produce, siendo como es, una especie ultraprotegida al sur del Duero”.

Foto: Ical