El Ayuntamiento de Segovia ha hecho pública su intención de retirar la marquesina de la estación de autobuses como así le obliga una sentencia judicial. Para que “las obras no supongan riesgos a los usuarios de la estación”, el ayuntamiento entiende necesario cerrar la misma por lo que las taquillas, usuarios y autobuses no podrán acceder al recinto mientras duren los trabajos que comenzarán en septiembre.

Según la previsión del Consistorio, la estación dejará temporalmente de ofrecer sus servicios el 4 de septiembre y propondrá a la Junta de Castilla y León el Paseo de Ezequiel González como parada de los autobuses. Asimismo, fuentes municipales aseguran “seguir a la espera del certificado que justifique la inversión comprometida por la Junta de Castilla y Léon para la remodelación de la infraestructura”

Según se ha encargado de recordar el ayuntamiento, “el propio presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, se comprometió con la alcaldesa, Clara Luquero, en mayo de 2014, a cofinanciar las obras de remodelación”  y “desde entonces, técnicos de ambas administración han trabajado conjuntamente en la redacción del correspondiente proyecto, un documento dividido en varias partes y en el que siempre ha figurado el de la demolición de la marquesina (del que se hace cargo exclusivamente el Ayuntamiento) y el de las obras de remodelación (a financiar al 50% por ambas administraciones)” El objetivo siempre ha sido, según el ayuntamiento de Segovia “realizar los trabajos de forma simultánea para minimizar las molestias a operarios de transporte y usuarios, y cerrar sólo una vez la terminal para hacer todas las obras”

Asegura el Consistorio segoviano que “El Ayuntamiento ha ido cumpliendo paso a paso cada uno de los requisitos impuestos por la Junta, incluida una prueba de carga de la campa con resultado positivo, siempre con la confianza de poder realizar las obras de un tirón”