Desde la asociación Ecologistas en Acción han solicitado a la Junta de Castilla y León que actúe “de manera decidida” ante lo que considera una “grave contaminación por nitratos que afecta a la provincia”. Recomendaron como “primera medida imprescindible” que la Junta deje de conceder nuevas autorizaciones o permisos de ampliación de las instalaciones de ganadería porcina.

Para los conservacionistas, el “Informe de seguimiento de la contaminación de las aguas por nitratos de origen agropecuario y propuesta de designación de zonas vulnerables”, publicado por la Junta, “ha confirmado el grave problema de contaminación por nitratos existente en las principales masas de aguas subterráneas de la provincia”. “En muchos municipios se superan los 50 miligramos de nitratos por litro, nivel máximo permitido en la Unión Europea, llegándose en algunos casos a triplicar o cuadruplicar esa cifra”.

También citaron “el grave deterioró de la calidad de las aguas, la falta de resultados positivos de las medidas ya en vigor y las tendencias negativas que se auguran” como los motivos para justificar la solicitud a la Junta del establecimiento de una moratoria de cuatro años “que evite la creación de nuevas instalaciones porcinas o a la ampliación de las existentes en toda la provincia”. Además de la moratoria, han propuesto “la elaboración de un Plan de implantación de buenas prácticas y de reducción del número de cabezas de ganado hasta niveles compatibles con el mantenimiento del recurso agua”.