El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López Escobar, ha inaugurado la exposición ‘Castilla y León en época de Carlos I’, en el Archivo Histórico Provincial, dentro del programa regional ‘Tronos que comparten historia y presente’, por el V centenario de la llegada del monarca a España. La muestra explica, a través de documentos y legajos, la pujanza e importancia económica y social de Segovia, entre 1514 y 1556.

López Escobar aseguró que el Archivo Histórico Provincial sigue “sacando a la luz”, partes de la historia, que “conviene recordar hoy más que nunca”. Recordó que la Junta de Castilla y León está iniciando la conmemoración del V Centenario del reinado de Carlos I. “Hace apenas 500 años y unos días, desembarcaba en Tazones, en Asturias”, añadió el delegado, para “iniciar su camino hasta ser proclamado Rey, por las Cortes en Valladolid”.

López Escobar destacó que fue “la herencia más importante que ningún monarca haya recibido nunca”, porque, Carlos I, sumó a las coronas de Castilla y Aragón, el Sacro Imperio Germánico, los territorios borgoñones y todos los territorios de ultramar. “Es el último monarca que añade territorios a España”, resumió el delegado.

Además, señaló, este periodo histórico tiene mucho que ver con Segovia, porque “había una sociedad que hoy sigue de actualidad”, como son las comunidades de villa y tierra y sus reivindicaciones. La industria pañera y de la lana estaba en plena pujanza. La exposición avala, a través de los documentos, “todo el dinero que se movía del comercio con América”.

Paños que también viajaban hasta Flandes, según recordó la directora del Archivo Histórico Provincial, Pía Senent. “Era como el petróleo de la época”, afirmó, porque los países que tenían la materia prima, sumaban “una riqueza añadida y la lana de la zona de Castilla era muy importante en el comercio de la época”

 

 

 

También hay mucha documentación, fechada a partir de 1520, sobre la llegada masiva de productos de América. Pía Senent recordó que la primera fundación sobre el comercio americano es la Casa de Contratación, pero en 1523, esta entidad ya “no da a basto”. Carlos I crea “el Consejo de Indias como un organismo dedicado a la gestión americana”, que desbordó “todas las expectativas del Reino”.

La riqueza trajo consigo nuevos productos de lujo como la platería. En el Archivo Histórico de Segovia se conservan documentos que así lo reflejan. Un ejemplo es “un pleito entre los herederos de un platero a ver quién se queda con el negocio porque era floreciente”, explicó Senent. Durante estos años, Segovia tiene una clase alta, “una nobleza o burguesía adinerada” que le permitía dedicarse a la compra y explotación del negocio con determinados metales preciosos.

Lo mismo ocurre, señaló, con el papel. Segovia contaban con varios molinos de papel, lo que “influye en la cantidad de escribanos y transacciones económicas que había que documentar de alguna manera”, resumió la directora del Archivo Provincial.

La nueva Catedral

La muestra también se centra en otros aspectos, como la Guerra de las Comunidades, y la derrota de Villalar. Hubo participación de “algunos nobles y clérigos segovianos”, explicó López Escobar, que dio lugar al surgimiento de otra nobleza, porque “aquéllos perdieron la guerra”. Otra consecuencia fue la destrucción de la Catedral de Segovia, y el inicio de la construcción de una nueva Catedral, “por suscripción popular”.

Pía Senent recordó que se elige, para su ubicación, que esté más cerca de la Plaza Mayor, “ya que la otra estaba mucho más cerca del Alcázar”. La mayor parte de la documentación sobre la planificación y ejecución de la nueva Catedral, de los arquitectos Juan y Rodrigo Gil de Ontañón, se encuentran en el Archivo Catedralicio.

En el Histórico Provincial, conservan, “uno muy curioso” que hace referencia a la muerte de Juan y como cede a su hijo, Rodrigo, que se haga cargo de las trazas de la Catedral. “Sólo está tres años en Segovia”, añadió Senent, y deja estos trabajos en manos de su aparejador, García de Cubillas.

El documento recoge como, tanto el Cabildo como el Ayuntamiento de la ciudad, “le obligan a mantener las trazas, a no hacer cosas por su cuenta y riesgo”, aseguró. Este papel es “un poder notarial de 1526”, en el que se afirma que “las trazas son intocables” y serán las que se plasmen en la construcción.

Marquesado de Lozoya

Uno de los documentos más destacados de la exposición perteneció a un secretario de Carlos I, que habla de las familias que apoyaron al Emperador y, por lo tanto, “salieron victoriosas”. En él, se describe, “parte de la herencia del Marquesado de Lozoya”, que apareció “formando parte de la encuadernación de otro documento”. López Escobar recordó que se ha restaurado en Salamanca y ahora forma parte de esta muestra. Documentos que fueron adquiridos por la Junta de Castilla y León.

La responsable del Archivo Histórico Provincial añadió que “los antepasados del Marquesado de Lozoya fueron imperiales”. Dejaron un rastros, que “convergerán en el Marquesado, a partir del siglo XVII”. Nobleza imperial, como los Arias Dávila. Dato que se puede comprobar a través de “los árboles genealógicos, de las herencias o de los protocolos notariales donde aparecen las testamenterías o contratos de poder”, resumió Pía Senent.

Nuestra historia

Esta exposición recoge “muchas cosas”, afirmó el delegado territorial, que pasaron hace cinco siglos, pero que “parece también que son de ayer” porque parece que “hoy más que nunca está en entredicho quienes somos, de donde venimos y a dónde vamos”. Para López Escobar, “conviene recordar que venimos siendo España desde hace mucho tiempo y lo venimos siendo, juntos”. Por eso, insistió en que “hemos tenido problemas y disputas”, pero que todas se han arreglado, “llegando a acuerdos”.

Para el delegado territorial, ‘Castilla y León en época de Carlos I’, es “una exposición modesta pero llena de pequeñas joyas”, para que los segovianos puedan tener a su alcance todos estos documentos, para “recordar la Historia de verdad”. Se puede visitar hasta el 22 de diciembre, en el Archivo Histórico Provincial. Por las mañanas, de lunes a viernes, y también, en horario de tarde, lunes y martes.