El segundo Barómetro de Opinión Hispano Luso (BOHL), destaca la mejora de las relaciones y el aumento de la proporción de ciudadanos, tanto españoles como portugueses, partidarios de algún tipo de integración política entre ambos países. Para una mayoría de españoles y portugueses, la fórmula más adecuada para la unión de ambas naciones pasaría por alcanzar un acuerdo para que los ciudadanos de un país que residan en el otro gocen de todos los derechos así como formar una alianza ibérica “estable” tanto ante la Unión Europea como frente a Latinoamérica.

El Centro de Análisis Sociales de la Universidad de Salamanca presentó hoy en el Ateneo de Madrid, el informe, realizado con el apoyo del grupo de investigación sociológica del Centro de Investigação e Estudios de Sociología (CIES), perteneciente al Instituto Universitario de Lisboa.

En el Barómetro de 2009 la idea de una federación de estados entre España y Portugal fue apoyada por el 30,3 por ciento de los españoles y el 39,9 por ciento de los portugueses. Un año más tarde, el 31 por ciento de los españoles está “muy de acuerdo” o “de acuerdo” con esta alternativa, mientras que entre los portugueses la cifra supera el 45 por ciento. Sin embargo, mientras que los nacidos en España muestran cierta indiferencia respecto al asunto no sucede así en la misma magnitud entre los portugueses, “que adoptan posturas algo más polarizadas con respecto a este tema”.

El trabajo revela que ambos países tienen una visión “muy positiva” del otro. En el caso español se valora especialmente el orgullo nacional de los portugueses, su simpatía y laboriosidad y la responsabilidad individual. Los vecinos, por su parte, tienen en gran estima no sólo el orgullo nacional y la simpatía española sino el nivel cultural y la mentalidad abierta que perciben en España. Sin embargo, resulta paradójico que mientras los ciudadanos lusos sitúan a España como el primero de sus países europeos preferidos, los españoles sitúan a Portugal en tercer lugar tras Alemania y Francia.

Donde sí existe consenso es a la hora de valorar la necesidad de ampliar los estudios sobre la cultura e historia de uno y otro país. El 71,9 por ciento de los encuestados portugueses lo estima necesario, por el 66,5 por ciento de los españoles. Entre las preocupaciones, se ha disparado la portuguesa ante el terrorismo y la delincuencia y así, frente al 25,3 por ciento de los portugueses que en 2009 observaba este tema como “muy” o “bastante problemático”, el barómetro pone en evidencia que en 2010 la cifra es del 39,1 por ciento. Pese a todo, más del 60 por ciento de los habitantes de uno y otro país consultados considera que las relaciones interestatales son, en la actualidad, “muy buenas”. Sin embargo, la percepción cambia cuando se analizan en el marco de los últimos años ya que, mientras que para la mayoría de españoles (64,7 por ciento) se han mantenido, el 53,5 por ciento de los portugueses estima que han mejorado.

 

Política, imagen y problemas

El estudio analiza apartados como la cooperación e integración política, el grado de interés y conocimiento mutuo o la imagen del otro país y analiza los problemas que afectan a las relaciones entre ambos países (comunicaciones, recursos naturales, economía o terrorismo). Así, se preocupa del aprovechamiento del agua de los ríos compartidos por ambos países, considerado “poco problemático” por el mayor porcentaje de habitantes de uno y otro país e indaga sobre las comunicaciones por carretera o ferrocarril. Mientras que en el caso de las primeras lusos y españoles no ven “nada problemático”, en las segundas se impone mayoritariamente el “no sabe o no contesta”.

La edición 2010 del BOHL analiza, además, la posición de unos y otros ante diferentes proyectos de colaboración. El que más apoyos recibe es el aumento de la cooperación policial, judicial y militar (un 92,8 por ciento en el caso español y un 94 por ciento del lado portugués). Para los vecinos portugueses también resulta fundamental permitir la utilización conjunta de equipamientos en municipios o comarcas fronterizas dado que el 91,7 por ciento de los encuestados apuestan por esa idea.

En el caso de la utilización del lenguaje, un alto porcentaje de los habitantes de España y Portugal (79,7-86,7 por ciento) ve con buenos ojos el establecimiento de la otra lengua como optativa en primaria y secundaria.

 

Personajes famosos

En el ámbito del conocimiento mutuo, los tres personajes españoles más famosos para los portugueses son el Rey Juan Carlos, José Luis Rodríguez Zapatero y Julio Iglesias, mientras que los portugueses más famosos para los españoles son Cristiano Ronaldo, Luis Figo y José Saramago. En el caso de las obras artísticas más conocidas, la población lusa destaca El Quijote, el Guernica y La Sagrada Familia mientras que para los españoles el fado como género musical, la Torre de Belem en Lisboa y os Luísiadas de Luis de Camoes suponen lo más representativo del país vecino.

En lo relativo a los viajes al otro lado de la frontera, un 62 por ciento de los españoles y un 86 por ciento de los portugueses aseguran haber visitado el otro país. El porcentaje de quienes han residido en Portugal y España oscila entre el dos y el tres por ciento respectivamente.

El Barómetro de Opinión Hispano Luso se realiza mediante una encuesta de periodicidad anual que recoge las percepciones, actitudes y opiniones que se dan a ambos lados de la frontera con respecto a asuntos y tópicos comunes. En el caso de esta segunda edición, se ha realizado gracias a la participación de 1.946 personas mayores de 16 años con nacionalidad española o portuguesa a los que se entrevistó telefónicamente durante los meses de abril y mayo de 2010.