El Museo Esteban Vicente de Segovia reducirá su horario de apertura de jueves a domingo en horario habitual aunque mantendrá durante todos los días la labor educativa. Así lo confirmó hoy el presidente de su Patronato, Francisco Vázquez, quien señaló que la pinacoteca celebrará en 2013 su XV aniversario con “algunas limitaciones” que podrán ser subsanadas cuando se hagan efectivas algunas fuentes de recursos que aún quedan por confirmar.

Gracias al apoyo de los miembros que componen el Patronato, así como de los 172 amigos del museo y 11 empresas ‘amigas’ como Edicta Servicios, Globales, Duque o Huercasa, entre otras, la sala contará con cinco exposiciones y once actividades dentro del programa educativo que se verán complementadas con la tarea de investigación. La directora del Museo, Ana Martínez de Aguilar, destacó los “esfuerzos emocionantes” en las colaboraciones que oscilan desde reducciones de presupuestos a cobrar en las exposiciones hasta trabajos de manera desinteresada.

Precisamente gracias a los 20.000 euros devengados de las aportaciones de los Amigos del Museo, el Esteban Vicente presentará el 8 de febrero la exposición ‘Mon Montoya. El Nido de los Mirlos’. Hasta el 20 de mayo, la muestra revisará la obra más reciente del artista extremeño afincado en Segovia desde 1975, desde dónde desarrollaría un lenguaje propio que emana de la transición democrática española. Desde el mismo 8 de febrero hasta el mes de agosto, la exposición permanente ‘Esteban Vicente. Collage y Dibujo’ que contrapone la distorsión de la realidad a través de los collages a las lineas vertebradas de sus dibujos. Por otro lado, ‘El árbol de Esteban Vicente’, en las mismas fechas, mostrará una “íntima exposición” de dibujos y acuarelas del artista que confronta su producción artística de los años 30 del siglo pasado con la de la última década hasta el año 2000.

Otro de los platos fuertes para la celebración del XV aniversario será ‘Del futuro al pasado. El Museo del Prado visto por los artistas españoles contemporáneos’, que vendrá de la mano de la Fundación de Amigos del Museo del Prado y el patrocinio de Japan Tobacco International. De junio a septiembre la exposición acercará a la capital del Acueducto “artistas de primera fila” como Miquel Barceló, Eduardo Chillida, Antonio Saura, Ouka Leele o Susana Solano, para mostrar su interpretación de obras de la pinacoteca más grande de España.

La directora del Museo explicó que para el último trimestre de 2013 se encuentra aún pendiente de confirmar la exposición ‘A la luz de lo invisible. Arquitectura, silencio, luz de José Manuel Ballester’. La muestra presentada al 1% Cultural por Abertis Autopistas, miembro del Patronato del Museo, espera “con esperanza” la confirmación de su patrocinio. De confirmarse definitivamente, el Esteban Vicente acogería la obra de este Premio Nacional de Fotografía que muestra “el patrimonio histórico cultural oculto de Segovia” a través de imágenes que recogen rincones y detalles insólitos de la capital segoviana a través de unos “ojos contemporáneos”.

 

Labor educativa

El ciclo ‘El Flamenco en el cine: ensayo de una narración’, protagoniza del 20 de febrero al 24 de abril, la labor educativa del Museo Esteban Vicente. Organizada por Patricia Molins, del Departamento de exposiciones del Museo Reina Sofía y patrocinada por Price Waterhouse Holland, se proyectará una selección de fragmentos de películas que recogen un recorrido por el flamenco desde los años 20 del siglo pasado hasta la actualidad. Unas “señales de identidad” para España desde el extranjero, explicó Martínez de Aguilar, que se agruparán en los tres bloques: Presentación, Nudo y Desenlace y que corresponde al baile y sus orígenes, la consolidación del género y un afán recopilatorio y crítico.

El resto de actividades educativas se servirán de las diferentes muestras que se irán celebrando a lo largo del año. Artistas como Mon Montoya o alguno de los participantes de la muestra ‘Del futuro al pasado’ en el Museo del Prado ofrecerán conferencias y charlas-coloquio.

Visitas guiadas y talleres se sumarán a las convocatorias anuales del Día Internacional de los Museos y del Día Internacional del Libro, así como a la colaboración especial con Supermercados El Árbol. Para sus clientes Oro de Segovia, Cuéllar, Ávila y Valladolid, se celebrará la visita-taller ‘Verde que te quiero verde’, que entre febrero y mayo recogerá la obra de Esteban Vicente relacionada con el árbol para abordar su presencia en el arte contemporáneo.

 

Momentos de pánico

A pesar de los “momentos de pánico” que la pinacoteca sufrió durante 2012 debido a los recortes en las partidas destinadas a su funcionamiento, el Museo Esteban Vicente afronta con esperanza su futuro, como señaló su directora Ana Martínez de Aguilar. Gracias al esfuerzo de empleados, quienes aceptaron la reducción salarial y de horario, así como de las aportaciones de amigos y empresas, “vamos a luchar por su mantenimiento que puede rendir frutos en el futuro”, aseveraba al mismo tiempo el presidente del Patronato, Francisco Vázquez.

El que también es presidente de la Diputación Provincial de Segovia comenzaba la presentación de actividades recordando que son más de 350.000 las personas que en los quince años de historia han pasado por el Museo Esteban Vicente. En este tiempo, explicó, ocho artistas diferentes incrementaron la colección del inmueble, la última gracias a Elvira González quien donó en 2012 las estampas ‘A mis soledades’.

Las salas del emblemático museo acogieron durante este tiempo un total de 46 exposiciones, de las que 43 fueron fruto de inversiones internas, y llevó a cabo 35 ciclos de actividades con 185 intervenciones para el público general. Además de editar 55 publicaciones, y desde el año 2005, desde que se comienzan a recoger datos de la labor educativa, son más de 54.215 las personas que se beneficiaron de las actividades llevadas a cabo.

Una labor que además trasciende del ámbito segoviano con la presentación de exposiciones en once museos diferentes y una presencia internacional de la mano de la Fundación Harriet and Esteban Vicente en Long Island y el parisino Centro Pompidou.