La Consejería de Sanidad ha comenzado a administrar la tercera dosis de la vacuna frente al virus del papiloma humano a las niñas que este 2009 hayan cumplido o cumplan 14 años. Se trata de la última dosis con la que se da por cubierta a esta población que asciende a 9.871 niñas y para lo que la Junta invirtió 2,27 millones de euros en el presente ejercicio. Esta tercera dosis se administrará, de forma voluntaria y gratuita, hasta el próximo 6 de noviembre, como medida de prevención primaria para evitar que estas niñas desarrollen cáncer de cuello de útero que provoca unas 35 muertes al año en Castilla y León, con una incidencia de 2,69 muertes por cada 100.000 mujeres.

Para recibir la vacuna, es necesario pedir cita previa en el centro de salud correspondiente y las menores deben acudir acompañadas de sus padres o tutores, con la cartilla de vacunación y firmar el consentimiento informado. Cabe recordar que para lograr inmunizar a las menores es preciso que reciban las tres dosis. Las otras dos se administraron entre el 29 de abril y el 15 de mayo y entre el 22 de junio y el 10 de julio, con una cobertura del 86,56 y del 83,49 por ciento, en cada caso, según los datos facilitados a Ical por la Consejería de Sanidad.

La medida forma parte del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Cuello de Útero de Castilla y León, y se completa con otras iniciativas que ya tiene en marcha la Consejería de Sanidad como la realización de citologías a mujeres sanas desde los 20 a los 65 años y la práctica de una prueba analítica complementaria a las mujeres entre 35 a 65 años para detectar el virus del papiloma humano.

A falta de que se cierren los datos definitivos, se estima que la campaña no alcanzará el éxito que tuvo el año pasado, cuando el 97,57 por ciento de la población diana, 9.816 niñas, recibió las tres dosis. Así, este ejercicio recibió la primera dosis el 86,56 por ciento de las 9.871 niñas previstas, es decir, 8.583, cuando hace un año fue el 96,57 por ciento; y la segunda, el 83,49 (8.241), frente al 95,65 del ejercicio pasado. La media de las dos dosis se sitúa en el 96,02 por ciento.

Esta situación se debe a los efectos secundarios que se dieron en dos casos aislados en la Comunidad Valenciana, lo que no supone que la vacuna no sea segura. De hecho, la comunidad científica coincide en que es el mejor método para combatir el cáncer de cuello de útero. Según el Centro de Farmacovigilancia de Castilla y León, la tasa de reacción adversa en la aplicación es de 0,6 casos por cada 1.000 dosis, muy inferior al computado en otras vacunas administradas a adolescentes.

Características

La vacuna tetravalente elegida es de administración intramuscular recomendada para mujeres de entre 9 y 26 años y protege contra los tipos denominados de alto riesgo: VPH 6, VPH 11, VP 16 y VPN 18. Los dos últimos producen el 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero en el mundo, mientras que los otros provocan un elevado porcentaje de displasias cervicales leves y más del 90 por ciento de las verrugas genitales o condilomas. La vacuna no debe suministrarse durante el embarazo. La administración de la vacuna contra el VPH supone una medida de prevención primaria frente a las verrugas genitales, lesiones precancerosas y el cáncer de cuello de útero.

Aunque el VPH es el principal agente causal de las lesiones precursoras y del cáncer de cuello de útero y la infección persistente es causa necesaria para el desarrollo de esta patología oncológica, no es causa suficiente, ya que otros factores de riesgo pueden afectar, como por ejemplo el tabaquismo, la coinfección como clamidia, el número de partos y situaciones de inmunosupresión, incluida la infección por VIH.

Con el fin de difundir la vacunación, la Junta ha enviado una carta a todos los profesionales sanitarios (pediatras, médicos de familia y ginecólogos), además de una circular informativa. Para la población general, se ha entregado la documentación a las niñas en los colegios y se desarrolla una campaña de publicidad en los medios de comunicación. Para cualquier consulta, está disponible el teléfono 012 de la Junta y el portal sanitario www.sanidad.jcyl.es

Cobertura provincial

Atendiendo a la primera dosis, los datos, aún provisionales, indican que de las 9.871 niñas que configuran la población diana, en Ávila se vacunaron 703 de las 766 susceptibles de recibirla, es decir, que acudió al centro de salud el 91,78 por ciento de la población diana. En el caso de la segunda dosis cayó ligeramente, con un 90,73 (695). En Burgos, de las 1.417 niñas previstas, recibieron la primera dosis 1.231 (86,87 por ciento) y la segunda, 1.083 (76,43); en León, 1.485 (83,95 por ciento) y 1.469 (83,04) de las 1.769 que configuran la población diana, respectivamente, y en Palencia 565 (85,87) y 548 (83,28) de las 658 susceptibles de recibirla.

En el caso de Salamanca, el grado de vacunación fue del 87,12 y 85,41 por ciento, con 1.278 y 1.253 de las 1.467 que configuran la población diana; en Segovia, 87,25 y 78,06 por ciento, con 616 y 516 de las 661 niñas previstas; en Soria, 89,5 por ciento, 375 niñas de las 419 previstas en las dos dosis, mientras que en Valladolid la cifra se cerró con un 85,21 y 84,32 por ciento, con 1.723 y 1.705 niñas de las 2.022 que podrían haberla recibido, y en Zamora, con 87,72 y 86,27, con 607 y 597 niñas, de las 692 iniciales.