El aula de jamón de la feria Millesime ha sido el último de los escaparates de los productos de la región incluidos en la marca “Tierra de Sabor”.

Cocineros, jefes de sala y sumilleres españoles conocieron la marca “Tierra de Sabor” a través del aula del jamón.

No sólo los profesionales de este mundo descubrieron los encantos de los productos de Castilla y León, sino también las más de 5.000 personas que visitaron la feria.

Las empresas castellanas y leonesas que expusieron sus productos en la tercera edición de Millesime; entre ellas, Indutrias Cascajares, Arotz, la bodega de Ribera de Duero Pago de Capellanes, Estancia Piedra de Toro y los ibéricos de Castro y González, S.A. (D.O. Guijuelo); estuvieron acompañadas por la Consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente.

Durante la feria, los productos más emblemáticos de la gastronomía española ocuparon 8.000 metros cuadrados de la mano de los mejores chefs nacionales y de fuera, ya que la cita dio el salto internacional trasladándose hasta la República Dominicana. Próximamente lo hará a Lisboa. Jamones de Guijuelo, gran variedad de quesos, aceites, productos delicatessen, carnes y mariscos fueron algunos de los productos que los asistentes pudieron degustar. También, se celebraron talleres y catas de distintos vinos.

El Plan de Promoción y Comercialización del Sector Agroalimentario de Castilla y León tiene como objetivo principal la proyección de una imagen homogénea del sector en la región que favorezca la implantación de los productos de la Comunidad en los diferentes canales de distribución nacionales e internacionales. En este sentido “Tierra de Sabor” busca ayudar a consolidar la imagen de marca de los productos de Castilla y León además de actuar como sello integrador de calidad e innovación.