Unión, Progreso y Democracia en Castilla y León presenta su programa electoral para las Elecciones Autonómicas de mayo de 2011 cuyo candidato a la presidencia de la Junta es Félix Sánchez Montesinos. 

Para Sánchez Montesinos, el programa que UPyD presenta a estas primeras elecciones autonómicas a las que concurre, es, ante todo, «inclusivo y participativo» y fruto también «de la interacción con la sociedad civil organizada», algo que ha tenido como resultado «un programa coherente, plural, sólido, realista y acorde a los intereses reales de la ciudadanía y de los distintos colectivos y asociaciones».

Además de las propuestas propia de Castilla y León, UPyD es el único partido político nacional que se presenta a las elecciones con una batería de propuestas comunes para todas las Comunidades Autónomas, entre las que destacan las siguientes: reforma de la Ley Electoral, reforma de la Financiación Autonómica, establecimiento de las mismas competencias para todas las CC.AA para desarrollar un verdadero Estado de base solidaria, recuperación por parte del Estado de materias básicas del Estado del Bienestar, como Educación, Sanidad y Servicios Sociales y desarrollo de medidas urgentes de regeneración democrática y de transparencia y acceso a la información pública para devolver el control de la política al ciudadano.

En cuanto al diagnóstico y propuestas sobre Castilla y León, Sánchez Montesinos ha incidido en tres puntos básicos de su programa electoral: la lucha contra el paro, verdadero lastre de la economía de la comunidad, desmantelando la empresa pública innecesaria e ineficaz que compite deslealmente con pymes y autónomos, la fusión de municipios con objeto de que puedan ofrecer adecuadamente servicios que hoy no pueden prestar así como la supresión de las diputaciones y la racionalización urgente de la Administración Autonómica, «reduciendo Fundaciones, Agencias, Consorcios y Empresas Públicas de funcionamiento tan opaco como innecesario».