UPyD Segovia considera que la admisión a trámite de la querella presentada por su formación política ante la Audiencia Nacional por el caso Bankia, «abre la puerta a la transparencia y a que puedan exigirse responsabilidades a los protagonistas del desastre financiero que ha llevado a España a la situación en que se encuentra». No obstante, los magentas señalan que «no deja de ser un drama» que aquellas personas que fueron elegidas por los ciudadanos para proteger y velar por sus intereses, «sean precisamente quienes se han aprovechado del sistema en su propio beneficio».

Como se recordará en noviembre del pasado año, los que entonces eran candidatos a las elecciones por UPyD Segovia, Luis Santos, Luciana Miguel y Félix Sánchez Montesinos, se personaron ante el Registro de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Segovia para presentar las retribuciones que según los magentas percibirían los directivos de Caja Segovia, y que tildaron de ‘indecentes y escandalosas’. En este sentido, los miembros del partido político recuerdan que algunos miembros del consejo se ampararon bajo el secreto profesional y “la nula actitud política para el esclarecimiento”, por lo que consideraron necesario recurrir a los tribunales.

Además, la formación política pidió explicaciones sobre el posible “quebrante económico causado” por la sociedad Segovia 21 a la Diputación Provincial, y de la que participa Atilano Soto y Caja Segovia “con las mimas vinculaciones políticas, PP, PSOE e IU”, señala UPyD. En este sentido, esperaron que el Presidente de la Diputación Provincial de Segovia, Francisco Vázquez, y la clase política en general, “esté a la altura de los segovianos, investigue, exija respuestas y tome las medidas para que los responsables acaten las consecuencias pertinentes de todo orden sin tener que esperar a la intervención judicial”.