El partido político Unión Progreso y Democracia en Castilla y León critica la aprobación proyecto de Ordenación Territorial por el Consejo de Gobierno de la Junta, al considerarlo “cobarde y tramposo”. En opinión de esta formación, se trata de un proyecto cobarde porque conociendo más que de sobra el diagnóstico y después de más de un año consumido, «no aborda el problema del micromuncipalismo de forma directa por su elevado coste político y prefiere aplicar parches como las nuevas unidades básicas, que en la práctica se van a convertir en un nuevo escalón del crisol institucional de la región y va a alejar a los ciudadanos de las instituciones» aseguran en un comunicado. «Es lamentable que el anteproyecto de Ley dedique cuatro artículos a la fusión de municipios de los cuales uno remite a las fusiones incentivades de la Ley de Régimen Local de Castilla y León de 1998 y de la Ley de Bases de Régimen Local de 1985, sistema de probada inutilidad. Sospechamos que esperan a que sean otros los que den el “paso” y tomen la decisión que el Gobierno del Presidente Herrera no quiere tomar» argumentan.

Asimismo, UPyD califica esta propuesta de «tramposa» por enmascarar con grandes gestos y palabras el mantenimiento de un modelo a su juicio caduco en el que los partidos políticos mayoritarios y sus representantes públicos obtienen rentas y prebendas, y en el cual basan el control partidista de municipios económicamente dependientes. Para estos partidos, aseguran,  tienen más importancia el conservar su “estatu quo” que mejorar la prestación de servicios a los ciudadanos.

En la comparecencia del consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago Juárez, anunció la supuesta vertebración de los municipios (2.247) a través de 15 mancomunidades de interés urbanas para localidades de más de 20.000 habitantes y 161 rurales que aglutinan a los municipios que no lleguen a esa cifra. De este modo, los ciudadanos tendrían que encajar y financiar con sus impuestos sus Ayuntamientos, las mancomunidades, los consorcios, las Diputaciones Provinciales, una comarca –en el Bierzo – y el propio Gobierno regional, así como los gastos derivados de la puesta en marcha de las nuevas unidades que propone el gobierno de Herrera. Todo ello, para que las competencias propias las siguieran ostentando sólo Corporaciones Municipales y la Junta de Castilla y León. «Lo lógico es dotar de capacidad a quienes tienen las competencias y son órganos administrativos de representación democrática. Esto pasa ineludiblemente por dimensionar adecuadamente los municipios mediante fusiones», apuntan.

La Diputación Provincial es una institución que actúa como mera intermediaria en la gestión de fondos principalmente regionales, destinando una gran parte de sus presupuestos a su propio gasto de funcionamiento. La exclusión de los ciudadanos en la elección directa de los diputados provinciales supone un menor control democrático; la discrecionalidad en el reparto de fondos propicia prácticas de clientelismo político y de sumisión de los alcaldes sobre todo en los municipios más pequeños que actúan como agentes electorales buscando fondos para sus pueblos. Potenciar las diputaciones y conservar el minimunicipalismo es potenciar estas prácticas caciquiles. Por todo ello, la formación magenta propugna la desaparición de estas entidades.

Por último, el mantenimiento de los 2.247 municipios de Castilla y León, de los que 1154 tienen menos de 500 habitantes y 558, menos de 100; supone un coste altísimo para los ciudadanos, ya los Ayuntamientos carecen de capacidad para desarrollar las funciones que les permite la ley y generan unos gastos directos o indirectos que siempre paga el ciudadano. En definitiva, «la ausencia de una Política con mayúsculas, una política de futuro con capacidad de anticipación que caracteriza a los viejos partidos hace que España no salga de la recesión con la celeridad deseable» apuntan los magentas en un comunicado.

Para Félix Sánchez Montesinos, coordinador territorial de Unión Progreso y Democracia, no existe mayor apoyo al municipalismo que “crear municipios con una autonomía política, económica y administrativa real, capaces de ejercer unas competencias propias bien definidas, lo que únicamente se consigue fusionando los ya existentes”. Recuerda que la formación magenta ya presentó una propuesta básica y “que en breve volveremos a poner sobre la mesa para que continúe un debate que de ninguna forma damos por zanjado”. Recuerda que su propuesta “reduce considerablemente el coste de las instituciones, pudiendo revertir ese dinero en recuperar los servicios que les han recortado injustamente a los ciudadanos”. Así mismo, acusa al Gobierno de Herrera y al PSOE regional de actuar como con las cajas de ahorro, donde hicieron oídos sordos a las demandas de UPyD de despolitización de las cajas con los resultados por todos conocido. “Su tiempo se acaba. No pueden engañar a tantos durante mucho tiempo más”, concluye.