Segovia recibió ayer, domingo 24, a la Cruz de los Jóvenes que anuncia la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid en agosto de 2011 y que está recorriendo todas las diócesis españolas.

Según informaron fuentes de la Policía Local, en la recepción en la capital, que tuvo lugar a los pies del Acueducto, se dieron cita cerca de un millar de personas, casi todos jóvenes, así como el alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes, y responsables de la diócesis segoviana, encabezados por el obispo, Ángel Rubio.

Tras oficiar en el lugar un pequeño sermón en el que el prelado explicó la historia y el significado de la cruz, fue trasladada en procesión hasta la Catedral, donde se celebró una vigilia de oración y por la que pasaron representantes de diferentes parroquias y colegios católicos de la capital y la provincia.

La cruz participará mañana en otras manifestaciones religiosas como en la romería de San Frutos, donde participará en una procesión por las Hoces del Duratón y presidirá la misa solemne en honor del santo patrono de Segovia. Por la tarde continuará su periplo por la provincia y será llevada a El Espinar. El recorrido en Segovia concluirá el martes 26 de octubre, donde la Cruz permanecerá en la iglesia del Seminario de Segovia, desde donde partirá hasta el Convento del Corpus.

La Cruz de los Jóvenes llegó a la ciudad segoviana procedente de Valladolid. Antes, por la mañana, estuvo en Cuéllar, donde pudo ser contemplada por sus habitantes en el polideportivo ‘Santa Clara’ y en el convento de las Clarisas.

La cruz, formada por una estructura de madera de 3,6 metros de largo por 1,60 de ancho, presidió los actos de el Encuentro Internacional de la Juventud de 1984, con la participación de más de 300.000 jóvenes. Aquel Domingo de Ramos el Papa Juan Pablo II, en la explanada de la Basílica de San Pedro de Roma, entregó la Cruz a los jóvenes para que fuera llevada por todo el mundo como signo de la muerte y resurrección de Jesucristo.