Los toros de la ganadería de Carmen Segovia de Moralzarzal (Madrid) protagonizaron hoy un limpio cuarto encierro en la localidad segoviana de Cuéllar que finalizó sin incidencia alguna durante su recorrido en lo que participantes se aventuran a describir como “uno de los mejores encierros que se recuerdan”.

A la salida de los corrales la manada se dirigió a la zona de pinares donde los caballistas consiguieron, en contra de lo ocurrido jornadas atrás, mantener agrupados a los animales que además llevaron a cabo con total normalidad las paradas establecidas durante la trayectoria. El ambiente festivo volvió a congregar a cientos de asistentes para contemplar la cuarta jornada de los encierros más antiguos de España superando incluso la cifra del domingo anterior cuando comenzaron, según señaló a la agencia Ical el alcalde de Cuéllar, Jesús García.

Posteriormente, los toros de la ganadería madrileña encararon el tramo urbano de manera ordenada hasta que un caballista se cruzó por delante de los animales provocando que dos de ellos se disgregaran. Representantes de la Asociación Encierros de Cuéllar, lamentaron el exceso de caballistas en el encierro que provocan que carreras “preciosas” como las de hoy finalicen con astados desmarcados del resto.

Finalmente, en primer lugar entraron agrupados cuatro de los seis toros y posteriormente los dos restantes. No obstante, tanto el regidor municipal como la Asociación Encierros de Cuéllar coincidieron en señalar el recorrido de la jornada de hoy como “de lo mejor desde hace años” y esperaron que las jornadas posteriores continúen de la misma manera.