La aparición de un determinado tipo de algas en el Pantano del Pontón, debido a los cambios de temperaturas, es el causante del ligero olor a moho y cierto sabor atípico que presenta el agua potable en los últimos días. No obstante, el Ayuntamiento de Segovia ha mandado un mensaje de tranquilidad asegurando que el agua sigue siendo potable y su consumo no plantea problemas para la salud.

La proliferación de algas ha provocado la pérdida de calidad en el agua bruta del pantano que llega a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) y un empeoramiento de las características organolépticas, tales como olor y sabor, fundamentalmente, situación que afecta tanto a los vecinos de la capital como a las poblaciones del alfoz de Segovia cuyo agua potable procede del embalse del Pontón Alto.

Ante esta situación y aunque la potabilidad está garantizada, el Ayuntamiento en colaboración con Aqualia (empresa adjudicataria de la gestión integral del Servicio de Agua de Segovia) ha decidido mezclar el agua procedente del Pontón Alto con la del embalse de Puente Alta de Revenga que, hasta la fecha, no sufre problemas de proliferación de algas. De esta manera, se busca minimizar el diferente olor y sabor que presenta el agua de consumo de la ciudad.

Además, diariamente se realizan los análisis para el control del agua, que se distribuye a la población, como exige la normativa sanitaria vigente.