Diecinueve colectivos de Castilla y León, entre transportistas, taxistas, repartidores, distribuidores de gasóleo, agricultores, excavadores y propietarios de estaciones de servicio secundarán este lunes un paro generalizado de una hora, entre las 11 y las 12 horas, para mostrar su rechazo al llamado ‘céntimo sanitario’, el impuesto sobre la venta minorista de hidrocarburos que implicará una subida de 4,5 céntimos euros por litro de combustible a partir de marzo y que la Junta prevé aplicar con fines finalistas para la sanidad.

A juicio de los convocantes, la medida implicará que el consumo de combustible caida en la Comunidad entre un 20 y un 30 por ciento, a lo que se suma que las gasolineras de zonas limítrofes con autonomías que no aplican este tributo se verán obligadas a cerrar, lo que se traducirá en la destrucción de 2.000 empleos.

Estos datos se extraen de une estudio del colectivo, que se basa en los efectos que este impuesto ha tenido en la Comunidad Valenciana, donde también se aplica con la tarifa máxima desde el 10 de enero y que ha provocado una rebaja del consumo de entre el 15 y el 20 por ciento. Por ello, el informe estima que se reducirá los 2.450 millones de litros de gasóleo A y 420 de gasolina que se consumen al año en Castilla y León y que reportaron en 2011 a las arcas autonómicas 29,4 millones por la participación en impuestos como el IVA, del que recibe el 50 por ciento; el de la Venta Minorista (el cien pro cien) y los especiales (58 por ciento).

Además, estos efectos se agravarán, según prevén, en las zonas cercanas a La Rioja, el País Vasco y Aragón, donde no se recaudará el ‘céntimo sanitario’. También, el estudio recoge que la no aplicación de este impuesto permitiría a la Comunidad ganar en competitividad con otras autonomías e incrementar las ventas de combustibles, lo que permitiría a la Consejería de Hacienda ingresar 27 ó 28 millones de euros.

El paro de mañana en toda la Comunidad se escenificará en Valladolid ante la sede de las Cortes, donde el gremio de taxistas, apoyado por representantes del resto de colectivos, protagonizará una protesta a las puertas del Parlamento regional para expresar el rechazo a esta nueva tasa autonómica.