La secretaria de Organización del PSOE en la Agrupación Local de Coca (Segovia) y concejala en el municipio segoviano, Milagros Matesanz Otero, ha presentado tres denuncias ante la Guardia Civil, la última el 10 de julio, por los continuos «ataques» y «el acoso» que padece, a su juicio, «por motivos políticos». Los hechos comenzaron en las elecciones municipales de 2011, cuando concurrió por segunda vez en la lista del PSOE al Consistorio. Así, en declaraciones a Segoviaudaz.es, aseguró que entonces empezó a padecer ataques como descubrir orina en su casa, heces de animales en el buzón de su vivienda o, entre otras cosas, encontrar una paloma muerta en su felpudo.

«Hasta ahora no he denunciado nada públicamente, no he querido darlo publicidad pero ha llegado un momento en que me he sentido tan agobiada y acosada que he decidido darlo a conocer», explicó tras confirmar que la primera denuncia se interpuso en 2011 cuando rayaron su vehículo con la palabra ‘puta’. Desde entonces, y hasta ahora, siempre conforme a la versión de la edil, ha tenido que pintar el vehículo familiar hasta en tres ocasiones, lo que ha provocado entre otras cosas que su seguro la haya penalizado.

Matesanz explicó que los ataques se producen periódicamente, el último el pasado miércoles cuando volvieron a rayar su automóvil y que esta situación está provocando que no pueda vivir «tranquilar: «Llevo tres o cuatro días sin dormir, porque no puedo evitar estar pendiente de carda ruido. Siempre que me relajo, vuelve esta pesadilla», lamentó. Según considera, es su militancia activa en el PSOE la única causa de esta situación.

«La primera vez fuimos varios compañeros del PSOE los que padecimos las agresiones a nuestro patrimonio, algo que únicamente se repite conmigo», indicó. «Soy socialista y defiendo mis ideas respetando la de las personas que no opinan igual que yo, creo que el debate es la herramienta que debemos usar, nunca el miedo», explica a Segoviuadaz.es.

Por su parte, el secretario general Local y diputado provincial, José Luis Aceves, detalló a través de un comunicado que la concejala «ha mostrado durante toda su vida una conducta ejemplar y en sus más de 30 años como trabajadora pública en el Instituto de Bachillerato de la localidad se ganó un merecido prestigio entre los usuarios del centro, sin que haya tenido nunca problemas de convivencia en la localidad, ni atentados contra su patrimonio antes de adquirir su condición de candidata y después de concejala en 2011»