Si el marino más conocido de la animación, Popeye, necesitaba de sus espinacas para aumentar sus fuerzas a límites sobrehumanos, el veterano triatleta segoviano, Paulino Montero, de 51 años, ha encontrado en el maíz, la endivia o la remolacha de la empresa ‘Huercasa’, los productos que le han llevado en diferentes ocasiones a proclamarse campeón de Castilla y León en su categoría.

Promoviendo el deporte y la vida sana como pilares de su día a día, tanto el deportista nacido en Cuéllar (Segovia), como la empresa hortofrutícola ubicada en Sanchonuño (Segovia), han encontrado en sus caminos un nexo común que les ha llevado durante este año a proclamarse campeones de la región en el triatlón de media distancia del I CAN de Valladolid o los triatlones cross de Astudillo y Palencia. “A mi edad es casi imposible conseguir que te echen una mano”, explica el deportista a la agencia Ical, para mostrar su agradecimiento a la empresa segoviana a quien toma como ejemplo ante la continua falta de apoyos a la que se enfrentan algunos deportistas.

Aunque no se olvida de los negativos efectos que la crisis económica también han dejado notar en este ámbito, el cuellarano defiende la idea de que para hacer deporte y llevar una vida saludable no son necesarios muchos recursos. “Con tener un chándal y unas zapatillas es suficiente”, asegura.

Técnico en automoción de profesión, casado y con dos hijos, Paulino Montero advierte de la necesidad de fomentar una alimentación saludable en una época en la que “la dieta mediterránea ya ha pasado a la historia”. En su opinión, los hábitos alimenticios de la sociedad española cada vez se parecen más a los americanos y lamenta la exagerada industrialización de la alimentación. “Las grandes empresas solo quieren que consumamos mucho y mal, lo que genera sobrepeso en muchas personas a las que luego se le venden dietas y medicamentos”.

Para el triatleta, las claves se encuentran en una dieta sana y el ejercicio físico para obtener una salud física óptima. Tampoco se olvida del aspecto psicológico, y es que incide en la práctica de ejercicio como algo “básico” para ser optimistas, creer en uno mismo y afrontar los retos de forma positiva. “El deporte es una buena terapia para todos aquellos que están sufriendo”, incide.

 

Mejor deporte que una caña

No es de extrañar que, a su edad y con unos niveles de entrenamiento que le han llevado a convertirse en el primer español por grupos de edad en el Ironman que se celebró en Lanzarote el año pasado, a muchos les parezca “que estás de la pinza”, asegura. A pesar de esto, Paulino Montero confiesa que, tanto la alimentación como el deporte, favorecen a que su vida sea cada vez más activa a pesar de los años y una ayuda vital para alejarse del sedentarismo.

“Prefiero entrenar a tomarme una caña porque el ejercicio físico también produce endorfinas, la hormona de la felicidad”, señala el deportista mientras lamenta que cada vez prime en mayor medida la comodidad a la actividad física, aunque haya momentos para todo. Con el ejemplo de Pablo, su hijo menor que juega en el equipo de fútbol de Cuéllar y Gabriel, el mayor que acaba en la actualidad la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Paulino Montero advierte a las instituciones públicas y a las empresas la necesidad de apoyar con más recursos económicos al deporte de base como principio para promover hábitos saludables.

“Habría que educar a la sociedad desde la infancia, empezando por la educación física en los colegios, y ver el deporte como algo divertido y que es tan importante como cualquier otra materia en la vida”, subraya. Además, defiende la necesidad de descansar como algo tan importante como los entrenamientos porque “dormir bien y recuperarse para obtener una supercompensación es la base de un buen entrenamiento” aunque “sin pasarse”.

 

Castilla y León deportista

Desde que se alzara con el tercer puesto en el campeonato duatlón cross de Castroverde (Lugo), consiguiendo así su primera medalla a nivel nacional allá por el año 2008, Paulino Montero indica el cada vez mayor interés por parte de la sociedad hacia el triatlón. “Está en auge”, señala el cuellarano para admitir que, no obstante, la participación disminuye conforme aumenta la categoría.

Con una media similar a otras comunidades autónomas, Montero ensalza Castilla y León como una región con “muy buen nivel” y le atribuye la cualidad de ser una región deportista. Además, señala que “hay bastantes competiciones y grandes triatletas”.

Mazarrón (Murcia), Suances (Cantabria) y Cuéllar (Segovia), serán las próximas pruebas a las que se Paulino Montero asista para demostrar una vez más que el deporte, los hábitos saludables y la edad, son totalmente compatibles a través de esfuerzo y dedicación. La primera cita será el 15 de septiembre en la localidad murciana donde se celebrará el campeonato de España de triatlón cross. Después será el triatlón de Suances el 22 del mismo mes para, seis días después, finalizar la temporada en su localidad natal con una prueba de 24 horas.