La directora del Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana ‘Manuel González Herrero’, Sara Dueñas, presentó la segunda edición de las becas de investigación y fotografía documental que convoca cada año este organismo impulsado por la Diputación. El plazo de presentación de solicitudes permanecerá abierto del 11 al 30 de enero y de ellas se beneficiarán las cuatro mejores propuestas de estudio de las artes, historia, costumbres, tradiciones, formas de vida o pensamiento de personas de la provincia, “en definitiva, temas etnográficos sobre Segovia”.

Cada una de las tres becas de investigación está dotada con 8.000 euros y, la cuarta, de fotografía documental, con 6.000. La cuantía global se mantiene así en 30.000 euros, igual que en la convocatoria que se resolvió en febrero del año pasado, si bien este año como novedad se reserva una de las becas de investigación para que opten a ella personas que estén preparando el doctorado o que hayan presentado su tesis en los últimos cuatro años. “Consideramos importante apoyar a la gente que está empezando”, valoró Dueñas en declaraciones recogidas por Ical durante la presentación de las becas.

Los proyectos deben ser presentados por personas físicas con titulación superior universitaria en Historia, Ciencias Sociales, Antropología u otras relacionadas con los temas objeto de la investigación o personas de probada experiencia en el área de investigación planteada. Así, en el caso de la beca de fotografía documental, los candidatos deben ser “personas de probada experiencia en la documentación fotográfica”.

Los investigadores que consigan las becas deberán desarrollar su proyecto durante los siguientes doce meses, en las mismas condiciones que los beneficiarios de las primeras que se convocaron y que en la actualidad encaran la recta final de sus trabajos. “Esperamos que estén terminados en febrero”, avanzó la directora del Instituto, que precisó que cada uno de ellos protagonizará una publicación que verá la luz a lo largo de este año.

El jurado que decidirá los beneficiarios de las becas se reunirá al mes siguiente del cierre del plazo de presentación de solicitudes. “Estará compuesto por la archivera de la Diputación y por tres personas de reconocido prestigio que además ya tienen experiencia en este ámbito”, indicó Dueñas, en alusión a quienes ya participaron en la resolución de la primera convocatoria.

En concreto, se trata de Luis Díaz González, catedrático de Antropología del Centro de Investigaciones Científicas; José Luis Alonso Ponga, profesor titular de Antropología de la Universidad de Valladolid; y Honorio Velasco Maillo, catedrático de Antropología de la UNED, quienes también tutorizarán posteriormente el correcto desarrollo de los trabajos ganadores.

En cuanto al sistema de puntuación de la convocatoria, cuyas bases se encuentran en la web de la Diputación de Segovia, precisó que se tendrán en cuenta cuestiones como el currículum, la experiencia en otros proyectos de investigación, la innovación de los trabajos o las fuentes que proponen, “y sobre todo, también la fórmula de trabajo que ellos establecen y los criterios en que se van a basar”.

 

Casi medio centenar de propuestas en 2013

El año pasado se presentaron en total 48 propuestas, “lo que da buena cuenta del interés por la investigación etnográfica y por estas becas”, destacó Dueñas, quien avanzó que el instituto se plantea aumentar la partida económica para poder conceder más becas por la misma cuantía en próximas convocatorias.

Las tres becas de investigación de 2013 recayeron en María de los Ángeles Rubio Gil, por su proyecto ‘Canciones de aurora, albas y danzas al despertar en el folclore de la provincia de Segovia: una perspectiva sociocultural’; María Esther Maganto Hurtado, por ‘Los danzantes de enagüillas en la provincia de Segovia. Mapa geográfico-festivo a comienzos del siglo XXI’; y Carlos Antonio Porro Fernández, por su ‘Estudio y documentación de la etnografía Segoviana de la imagen: la imagen de cristal de tipo costumbrista del padre Benito de Frutos de Cuéllar’.

Diego Gómez Gómez, por su parte, obtuvo los 6.000 euros de la beca de fotografía con ‘La vuelta de los resineros’, proyecto que, aparte de una publicación, protagonizará una exposición itinerante por distintos municipios de la provincia.