Fomentar una alternativa al tiempo libre en unas condiciones de falta de libertad, así como impulsar el aprendizaje deportivo, es lo que se pretendía ayer con la visita de la Fundación Real Madrid, encuadrado en el marco de las Escuelas Deportivas de Integración Social en centros penitenciarios, organizando así un triangular entre los internos de Segovia, el C.D. La Granja y la Gimnástica Segoviana.

Buscando la integración social de los internos la Fundación ha conseguido con estas acciones mejorar el espíritu de solidaridad entre los propios internos y una motivación por buscar la integración en la sociedad. Así lo explicaba el preparador de los internos, José Andrés Peiró, que reconocía que “para ellos son partidos especiales ya que agradecen la oportunidad que les da la Fundación de defender con orgullo la camiseta del club”.

Con un ambiente de máxima deportividad entre los jugadores de los tres equipos, el resultado final importaba poco. Lo verdaderamente importante es la capacidad de sentirse integrados entre los propios internos, fomentando relaciones cordiales entre ellos. “Hablar de fútbol y del Real Madrid es una motivación para ellos y cada semana esperan impacientes el día de entrenamiento”, comentaba el técnico.