Un total de 4. 571.539 euros, financiados al 50% por el Ayuntamiento de Segovia y el Espacio Económico Europeo, sirvieron durante los últimos dos años y medio para promover el proyecto de Recuperación del Patrimonio Histórico de Segovia para su mejor uso turístico. La subvención, que presentaron las concejalías de Turismo y Patrimonio Histórico y de Medio Ambiente y Protección Civil al Ministerio de Economía y Hacienda, fue elegida junto a otros 17 proyectos de los 400 presentados y llevó a cabo diferentes actuaciones en el Acueducto romano, la Muralla, el cementerio judío o el patrimonio industrial hidráulico de la capital segoviana.

La denominada macrosubvención, como señalaron fuentes del Ayuntamiento de Segovia, finaliza el próximo 30 de abril y ha permitido mejorar la proyección de la ciudad en el exterior, revalorizar el patrimonio natural y cultural de la capital, crear nuevas rutas, o “dar pasos firmes hacia el turismo permanente frente al estacional”, así como la posibilidad de realizar estrategias generales de promoción y comercialización de la ciudad.

De esta manera, el Acueducto “entendido como monumento en su totalidad”, fue uno de los principales objetivos del proyecto. En torno a este emblemático símbolo de Segovia se llevó a cabo una ruta de senderismo, a lo largo de su cacera y hasta llegar a la ciudad, que fue señalizada en todo su recorrido. Además, según señalaron las mismas fuentes, se recuperaron zonas arqueológicas desprotegidas y se proyectó la creación de un Centro de Interpretación que abrirá sus puertas en la Casa de Moneda segoviana.

Los casi 3 kilómetros de longitud de la Muralla de la ciudad fueron también objeto de restauración, recuperación y promoción como recurso turístico. Entre otras intervenciones, se abrió el paso de inspección en la zona norte y sur, consolidado la roca en los tramos de San Cebrián, la Cueva de la Zorra y la Escuela de Magisterio; se iluminaron distintos tramos, se restauró la Puerta de San Andrés y se construyó un edificio en el solar del Socorro.

Entre los nuevos recursos turísticos más destacados se encuentran además, el cementerio judío de la ladera sur del valle en el río Clamores y el acondicionamiento del patrimonio industrial hidráulico. En el primero de los casos, se adecuó el terreno para las visitas turísticas, se construyó un mirador y en próximamente, se abrirá el Centro de Divulgación en la Casita Blanca. Respecto al segundo de los casos, el Ayuntamiento acondicionó las caceras del río Eresma, la Real Cacera de Regantes, el Molino Cavila, la Senda de los Molinos, la escala de peces. Además se creará la Sala de Interpretación del Patrimonio Industrial en la Sala de los Ingenios de la Casa de Moneda.

Para finalizar, se convocó el I Premio Acueducto destinado a reconocer la iniciativa, originalidad y buenas prácticas en turismo y patrimonio de los proyectos desarrollados por ayuntamientos y otros organismos. Como se recordará, el premio en la categoría intangible recayó en Sevilla por su proyecto “Ciudad de Ópera” y en la de patrimonio tangible a Valladolid con los “Ríos de Luz” y la creación de una ruta nocturna por los principales edificios iluminados de la ciudad.