La Federación Empresarial Segoviana (FES) ha valorado muy positivamente la reciente aprobación en el Congreso de los Diputados de la propuesta para reformar la normativa sobre morosidad por cuanto considera que supone un avance importante para aliviar las graves consecuencias que ésta lleva acarreando sobre grandes empresas, pymes y autónomos, especialmente en una situación de crisis, falta de financiación y descenso de la actividad como la actual.

La nueva norma limitará a 30 días el plazo máximo en que las administraciones públicas deben pagar a las empresas, y a 60 días entre empresas del sector privado, aunque los nuevos límites entrarán en vigor de manera progresiva.

Tal y como se ha pronunciado Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), la Federación cree que estas modificaciones deben tener una implementación efectiva e inmediata, ya que las modificaciones normativas son condiciones necesarias, aunque no suficientes, para eliminar los efectos negativos de la morosidad de las operaciones comerciales. En este sentido, es imprescindible llevar a cabo mejoras en el entorno en el que operan las empresas, especialmente en lo que se refiere a las condiciones de acceso a la financiación y el marco regulatorio.

De igual forma, es conveniente reforzar los instrumentos necesarios para que los acreedores puedan ejercer plena y eficazmente todos sus derechos cuando no cobran a tiempo.

 

Un grave problema al que se enfrenta el empresariado

Este asunto ha sido uno de los caballos de batalla de FES en el último año, considerando que es uno de los más graves problemas a los que se enfrenta el empresariado. En este sentido, en el mes de enero del pasado ejercicio la Federación dirigió un escrito a los grupos parlamentarios del PSOE y PP, mayoritarios en el Congreso de los Diputados, pidiendo su apoyo a la modificación de la Ley de Morosidad vigente (3/2004) propuesta por el Grupo Parlamentario de Convergencia i Unió con el objetivo de reducir el plazo de pago de las operaciones comerciales y facilitar así la reducción de los índices de morosidad que el año pasado crecieron espectacularmente.

 

Un convenio para prevenir la morosidad

Un mes antes, FES firmó un convenio con la empresa Equifax, todavía vigente, para ofrecer a sus asociados un servicio específico para combatir y prevenir la morosidad, que viene a complementar la asistencia que en este sentido lleva prestando la Federación desde hace tiempo a través de la Asesoría Jurídica y que sigue a disposición de los asociados.