La Casa de Espiritualidad San Frutos fue el lugar escogido para celebrar el encuentro de los voluntarios que colaborarán con la acogida de los cerca de 3200 jóvenes peregrinos que estarán en la provincia de Segovia del 11 al 15 de agosto. El centro también acogió la reunión de casi un centenar de jóvenes segovianos que se desplazarán a Madrid para participar en la Jornada Mundial de la Juventud del 16 al 21 de agosto.

Las palabras de bienvenida, después de la oración inicial, corrieron a cargo del vicario de pastoral Raúl Anaya, quien se dirigió a los presentes con palabras de agradecimiento “quiero, antes de nada, daros las gracias por vuestra disponibilidad y generosidad, por dedicar vuestro tiempo y esfuerzo gratuitamente para que los jóvenes peregrinos que vamos a acoger en Segovia se sientan como en casa”. El resto de la reunión de voluntarios se dedicó a recordar el espíritu que mueve a los voluntarios y la distribución de tareas. Todo ello coordinado por Pilar Barral, Ana Arévalo y Javier Contreras, responsables de la comisión de voluntariado. “Son muchas los detalles de los que debemos estar pendientes y se requiere una buena y precisa coordinación. De todos modos, estamos muy animados pues los voluntarios, que son de todas las edades, tienen muy buena disposición”, afirma Contreras.

La reunión de los jóvenes que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid tuvo un carácter festivo e informativo. Emilio Calvo, responsable de la pastoral Juvenil de la diócesis de Segovia afirmaba: “Principalmente queremos que sea un momento para que aquellos que no se conozcan tomen un primer contacto, queremos que esta reunión además de ayudarnos a concretar detalles prácticos, nos sirva como preparación para llegar a Madrid con un cierto rodaje como grupo. De este modo se aprovechará mucho más la experiencia de la JMJ”.