A mediados de este mes de febrero, 106 trabajadores de la Junta trabajará desde su casa, gracias al proyecto experimental de teletrabajo impulsado por la Consejería de Administración Autonómica. Así lo anuncia la consejera Isabel Alonso, en la inauguración de la Jornada sobre el Programa de Formación para el Teletrabajo en la Administración que persigue la conciliación de la vida familiar y laboral, así como el asentamiento de nuevas bases de trabajo.

Según Alonso, estos empleados han superado la valoración de la comisión encargada del programa y cuentan con cargas familiares de niños, dependientes o con discapacidad, pero también personas que están ampliando su formación.

Con esta jornada se pretende facilitar la formación para que el trabajador lo haga desde su domicilio. Del mismo modo, se da formación a los responsables de estos empleados públicos sobre diversos aspectos relacionados con la gestión y la planificación. El proyecto se enmarca en el compromiso de la Junta con los empleados para fomentar medidas de conciliación de la vida laboral.

Con este programa se busca mejorar la organización del trabajo, contribuyendo a potenciar el servicio público y la calidad en su desempeño, posibilitando a la vez una mayor satisfacción laboral.

A través del teletrabajo, una parte de la jornada laboral se desarrolla de forma no presencial. Tendrá una duración de seis meses y de los 106 participantes, 62 son trabajadores de las consejerías u organismos autónomos, mientras que seis son de las delegaciones territoriales de Ávila (seis), Burgos (cuatro), León y Palencia (cinco), Salamanca (nueve), Segovia (tres), Soria (cinco), Valladolid (tres) y Zamora (cuatro).

La jornada laboral se desarrollará de manera que, un máximo de tres días a la semana, el servicio se prestará de manera no presencial y el tiempo restante en jornada normal, no variando así su retribución.