El Festival Internacional de Títeres ‘Titirimundi’ y la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Segovia abogan por aprovechar la antigua cárcel de Segovia para dar estabilidad al teatro de marionetas. De este modo, en las instalaciones, restauradas, se programará, el primer fin de semana de cada mes a partir de febrero, espectáculos de títeres. Además, del 22 de febrero al 4 de marzo, la antigua cárcel acogerá un taller de teatro de sombras realizadas con las manos, que impartirá el responsable de la compañía japonesa Teatro Kakashi-za. El curso, dirigido a profesionales del teatro de títeres, que contará con un máximo de 15 alumnos, podría ser el germen de lo que puede ser el futuro Centro de Formación y Creación de Títeres de Segovia.

Así lo anunciaron el director del Festival, Julio Michel, y la concejala de Cultura, Clara Luquero, en la presentación de la programación, que regresará las próximas navidades y ofrecerá trece funciones de espectáculos desde el 25 de diciembre al 5 de enero en la Sala Ex.presa y en el teatro Juan Bravo. Titirimundi en Navidad ofrecerá cuatro espectáculos: ‘Pinocho’, de El Retablo; ‘La Gallina Submarina’, de Marina Bollaín, ‘Piedra a Piedra’, del Teatro del Home Dibuixat y ‘Animales’, también de El Retablo.

Todas estas actuaciones tendrán lugar en la antigua cárcel, bautizada como Sala Ex.Presa, un recinto con un aforo para unas 150 personas, idóneo para el teatro de marionetas de pequeño formato.

El propósito ahora es crear una programación estable, a lo largo de todo el año, de teatro de títeres, que se financiará únicamente con la recaudación en taquilla, según Julio Michel.

Para el director del Festival el objetivo es ofrecer seminarios de forma regular en el camino hacia el futuro centro de creación de marionetas. «Llevamos mucho tiempo esperando para crear esta escuela, y es por ahí por donde tiene que crecer Titirimundi».