Castilla y León registró una tasa bruta de mortalidad de 1.092,9 fallecidos por cada 100.000 habitantes en 2008, lo que supone un descenso del 0,4 por ciento en relación a la de 2007, frente a una rebaja nacional del 1,3 por ciento, hasta los 847,3. Así se recoge en el estudio sobre ‘Defunciones según Causa de Muerte’ del Instituto Nacional de Estadística (INE), que constata que la Comunidad es la segunda con una mayor tasa bruta de mortalidad, sólo por detrás de Asturias, con 1.203 fallecidos por cada 100.000 habitantes. “El hecho de que estas dos comunidades tengan una población más envejecida que otras explica, en parte, estas elevadas tasas”, asegura el documento difundido por el INE.

En cifras absolutas, Castilla y León contabilizó en 2008, un total de 27.392 defunciones (14.022 hombres y 13.370 mujeres), una cifra muy similar a la de 2007, cuando murieron 27.353 personas. En España perdieron la vida 386.324 personas (199.647 hombres y 186.677 mujeres). Por provincias, el mayor número de fallecimientos se registró en 2008 en León, 5.793 personas, Burgos, 3.779, Valladolid, 4.642, Salamanca, 3.810, Zamora, 2.620, Ávila, 2.014, Palencia, 1.944, Segovia, 1.633, y Soria, 1.157.

La principal causa de muerte en Castilla y León en el año de análisis fueron las enfermedades del sistema circulatorio, con 8.496 muertos, de los que 1.648 fallecieron por dolencias cerebrovasculares, y 1.292, por infarto agudo de miocardio. La segunda causa de las muertes fueron los tumores, con 7.645 fallecidos, con especial incidencia del maligno de tráquea, de los bronquios y del pulmón, con 1.198 personas malogradas.

Las enfermedades del sistema respiratorio provocaron la muerte de 3.027 personas, y las del sistema digestivo, de 1.390. Por dolencias del sistema nervioso y de los órganos de los sentidos, perecieron 1.155 castellanos y leoneses, y por enfermedades del sistema genitourinario, 849. Por lo que se refiere a causas externas de mortalidad, perdieron la vida 1.170 personas, 282 por ahogamiento, sumersión y sofocación de accidentes, 217 en accidente de tráfico, y 213 se suicidaron.

 

Edad

Por grupos de edad, el de mayor número de fallecimientos fue el de entre 85 y 89 años, con 5.622 muertos, seguido por el de entre 80 y 84, con 5.075, y el de entre 90 y 94, con 3.893. Asimismo, con entre 75 y 79 años, perdieron la vida 3.732 personas, con entre 70 y 74 años, 2.194, y con más de 95 años, 2.172

Por último, el estudio indica que a lo largo de 2008, fallecieron en Castilla y León 63 menores de un año, la mayor parte, 31, por afecciones originadas en el periodo perinatal, y 16 por malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas.