Las solicitudes de ciudadanos a la Junta Arbitral de Consumo para que medie en conflictos con empresas durante el primer semestre del año fueron mayoritariamente del sector de telefonía e Internet, principalmente reclamaciones referentes a la facturación, a la tramitación de cambio de compañía y a las solicitudes de baja de servicio. Ambos sectores desbancaron en el arbitraje de consumo a otros tradicionales, como la reparación de automóviles, los suministros del hogar y las tintorerías. Otros de los sectores que también tienen solicitudes de arbitraje son los referidos a electrodomésticos, vivienda, enseñanza, ropa, venta por correo, agencias de viaje, televisión de pago y servicios bancarios, entre otros.

La distribución por provincias de estas solicitudes situó a Valladolid, León y Burgos como las provincias con más arbitrajes solicitados, con más de 500, 440 y 300, respectivamente. En Palencia, se registraron casi 150 solicitudes de arbitraje, una cifra similar a la de las provincias de Salamanca y Ávila. Les siguió a distancia la provincia de Zamora, con 45 arbitrajes de consumo solicitados, y cerraron la lista las provincias de Segovia, con 30 arbitrajes, y Soria, con otros 20.

El arbitraje de consumo es un mecanismo voluntario, gratuito y rápido de resolución de conflictos entre empresario y consumidor, y es una gran alternativa a los costosos y lentos procedimientos judiciales, ya que la eficacia del laudo arbitral es equiparable a la de una sentencia judicial. El ciudadano puede encontrar información sobre este sistema de resolución de conflictos en el portal web de Consumo de la Junta de Castilla y León, www.jcyl.es/consumo, donde puede consultar a su vez el directorio de empresas adheridas al arbitraje de consumo y descargarse un formulario para solicitar el arbitraje cuando así lo desee.

Dentro de la página web, en la pantalla principal, se ofrece al ciudadano información básica para entender qué es el arbitraje de consumo y, si le interesa, puede descargar la solicitud de arbitraje en su ordenador o bien imprimirla. En ella, un sencillo formulario permite al consumidor escribir los datos del reclamante y del reclamado y, después, exponer los hechos que motivan la reclamación. Del mismo modo que el anterior, mediante un formulario en el que se manifiesta el compromiso de adhesión, las empresas que lo deseen también podrán unirse al Sistema Arbitral de Consumo que tendrá carácter público.

Además, el consumidor también puede encontrar en la página web un listado de todas las empresas que actualmente forman parte del censo de arbitraje, tanto en cualquier provincia de la Comunidad como las adheridas a nivel nacional, y pulsando sobre la empresa seleccionada se puede acceder a toda la información detallada sobre el nombre completo de la empresa, dirección y teléfono de la misma.

En los listados se puede observar la variedad de sectores que alberga el Sistema Arbitral de Consumo, ya que se pueden encontrar desde academias de formación, tiendas de alimentación, bares, restaurantes, centros ópticos hasta lavanderías, papelerías y talleres de reparación de vehículos, entre muchos otros.