Desde que en los años 70 una familia murciana llegara al pequeño municipio de Tejares de Fuentidueña y solicitase la instalación de colmenas para explotar las condiciones que la localidad ofrecía para las mismas, el negocio de la miel en la zona ha continuado creciendo con el paso de los años. Para impulsar la venta de este producto nacido de las abejas “y para darle vidilla al pueblo”, la Asociación Amigos de Tejares, creó el Mercado de la Miel, una iniciativa que el próximo 25 de agosto cumple su tercera edición y en la que participarán más de 20 puestos artesanos y de alimentación.

El éxito de las celebraciones predecesoras ha consolidado la celebración de una actividad que reúne en una pedanía de alrededor de 30 habitantes a más de 800 personas. La clave del éxito reside en una localidad que se vuelca al completo en la celebración de esta fiesta color oro-miel, desde la organización y el montaje hasta la decoración de la misma que envuelve el paraje de abejas de fieltro, anfitrionas del evento.

Aunque el III Mercado de la Miel abrirá sus puertas a las 10:00 horas, la inauguración oficial y el pregón se celebrarán a las 12:30 horas. Entonces las largas colas se sucederán para comprar el producto estrella de esta cita que este año viene de la mano de la empresa albaceteña D’Cano, que a pesar de tener sede en la ciudad castellano manchega, su miel es recogida en las más de 800 colmenas que se reparten en Tejares. Sus dos variedades, autóctonas de la zona, son la “Miel de espliego” y la “Milflores” que los visitantes podrán degustar y llevarse a sus casas. Una miel con una calidad excelente debido a la materia prima y a la experiencia de los apicultores de D´Cano.

 

No solo miel

Al dulzor de la miel habrá que sumar otros caprichos para el paladar y por ende, para el estómago como el Tinto Redreja, Zarraguilla de Sacramenia y bodega Vetusta de Ribera del Duero, embutidos de Cantimpalos, los quesos artesanales de Aldeonte, panadería-bollería Hernández Roncal de Urueñas, legumbres el Castellano de Fuentemilanos.

No faltarán tampoco la artesanía etnográfica de José Delfino de Tejares, la artesanía con flores secas de A y L Artesanos de la Granja, los abanicos de Carmen Cámara Laguna, la cestería del abuelo cestero, alfarería Miguel Ángel, así como la artesanía de reciclaje artístico de Artesanía del campo de Cantalejo, de Ricardo de Fuentesoto, los perfumes y velas de Raquel Gómez, el cuero de Rocío, el hierro y la forja de San Miguel de Bernuy, los jabones de Celia de Torreadrada y la Botica del aloe de Segovia.

Una cita cargada de productos de calidad artesanal y que se sumará a la programación que la Asociación Amigos de Tejares, junto a la ayuda de los habitantes de la pedanía, se ha encargado de llevar a cabo. La actividad estrella de esta edición, que además pondrá el toque más divertido y pintoresco de la cita, será el concurso de espantapájaros que se celebrará a las 13:00 horas, tras la celebración del taller de alfarería con torno para niños que se llevará a cabo a las 12:00 horas.

Además, por la tarde se llevarán a cabo actividades infantiles para los más pequeños que se acerquen a Tejares, y posteriormente se procederá al sorteo de las cestas con los productos del propio mercado que los puestos donan a cambio de instalar sus productos en la localidad, único requisito indispensable para visitar la localidad. La entrega de premios a los mejores espantapájaros y las rumbas de Güisi Muñoz y Miguel Fernández serán el colofón de esta jornada, que no tiene otro objetivo que animar una localidad que a pesar de doblar sus habitantes en época estival sufre la despoblación a la que están sometidos muchos municipios de la provincia.