El Ministerio de Medio Ambiente, Marítimo y Rural ha presentado del Libro Blanco del Pan., en el que se indica que desde octubre de 2008 a septiembre de 2009 el consumo pér cápita de pan alcanzó 37,16 kilos por persona. El estudio del Libro Blanco del Pan tiene como objetivo recuperar y potenciar el consumo de este producto; ya que desde el año 2002 el consumo per cápita ha disminuido en casi 13 kilos.

Según se desprende de los datos del Panel de Consumo Alimentario el consumo de pan industrial crece respecto al año anterior un 2,6%, indicando que se ha fortalecido en los hogares españoles la evolución positiva, tanto del consumo como del gasto en las variedades de pan fresco/congelado.

Los hogares adultos, formados por retirados, son los que más comen este producto, llegando a ingerir 55,82 kilos por persona, unos 18,66 kilos más que la media española; mientras que los hogares con niños consumen 22,65 kilos por persona al año, en concreto 14,51 kilos menos que la media española.

Por tipo de hábitat, las cifras más altas de consumo de pan se encuentran en las poblaciones más pequeñas (menos de 2.000 habitantes), donde se alcanzan casi los 51 kilos por persona al año, mientras que la ingesta más baja corresponde a las grandes ciudades (más de 500.000 habitantes), que consumen una media por persona anual de 30,73 kilos.

Por provincias, los que más ingieren pan son los riojanos con un 54,17 kilos por persona y los asturianos con 53,98; mientras que los menos consumidores de este producto son los Baleares y los valencianos con 29,55 y 28,61 kilos por persona, respectivamente.

Sobre el tipo de establecimiento que elige el consumidor para comprar pan, la tienda tradicional continúa siendo la preferida. Además, los Súper y las Tiendas de Descuento, ha continuado, adquieren más importancia ya que, durante el año móvil de septiembre de 2009, ofrecen el precio más bajo de pan, con 1,92 euros por Kilo y 2,31, respectivamente; mientras que la media nacional es de 2,35 euros por kilo.