El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha resuelto de forma positiva la evaluación del impacto ambiental del proyecto de recuperación de la senda adaptada para personas con discapacidad en las Hoces del Río Riaza, que afecta a los municipios de Montejo de la Vega, Serrezuela y Maderuelo.

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) había promovido el proyecto, que consiste en la construcción y acondicionamiento de una senda, de 1.146 metros de longitud, adaptada a personas con discapacidad y dividida en tres tramos.

Un primer tramo acondicionará un camino agrícola existente de 495 metros de longitud y una anchura máxima de cuatro metros; un segundo tramo, de nueva apertura, se extenderá por 597 metros de longitud y una anchura media de 1,8 metros; y un último tramo, por 54 metros de longitud y tres de anchura, según informó el Ministerio en una nota de prensa.

El proyecto también contempla la construcción de islas flotantes en el embalse de Linares del Arroyo para el refugio y cría de especies acuáticas, que ocuparán una superficie total de 200 metros cuadrados. Además, se acondicionará el acceso al área recreativa de Maderuelo, con la construcción de dos pequeñas sendas que permitan a las personas con discapacidad sensorial, física e intelectual acceder a las mesas que hay allí ubicadas.

Al tiempo, se recuperará medio ambientalmente los tramos del río Riaza por donde transcurre la senda, repoblando las antiguas choperas de producción y de zonas con agricultura intensiva mediante plantaciones con especies de ribera autóctonas.

El Ministerio considera que las actuaciones proyectadas producirán un impacto poco significativo durante las fases de obra; no generarán una gran cantidad de residuos; y no se prevén impactos sobre la vegetación, ya que se adapta el trazado con la flora existente y se repondrá la vegetación de interés.