El vasto patrimonio histórico, cultural y natural de Castilla y León continúa despertando el interés del mundo del cine, una industria que mueve grandes cantidades de dinero y es capaz de promocionar allende los mares los muchos atractivos de una Comunidad abierta al séptimo arte. Charlon Heston, Sophia Loren, Clint Eastwood, Cary Grant, Frank Sinatra, Julie Christie, Gérard Depardieu, Sigourney Weaver, Orlando Bloom, Liam Neeson y Arnold Schwarzenegger visitaron en el pasado Castilla y León a las órdenes de realizadores como Sergio Leone, David Lean, Anthony Mann, Stanley Kramer, Ridley Scott y John Milius, y la historia ha continuado a lo largo de los últimos años, gracias en parte al trabajo de la Salamanca Film Commission, la Segovia Film Office y la Film Commission Castilla y León.

El último lustro se abrió de forma brillante en la Comunidad, en lo que se refiere a largometrajes de ficción, con el rodaje en el municipio segoviano de El Espinar de gran parte de los exteriores de ‘El laberinto del fauno’, dirigida por Guillermo del Toro. Escenario décadas atrás de obras como ‘Marcelino Pan y Vino’ y ‘Pídele cuentas al rey’, los bosques que rodean El Espinar sirvieron al cineasta mexicano para viajar en el tiempo hasta 1944, año en el que transcurre su fábula mágica.

La película arranca con el traslado del capitán franquista Vidal a una zona montañosa rodeada de maquis, que se esconden entre pinos, robles y encinas. Una pradera al pie de la Sierra del Guadarrama, rodeada de un bosque en la localidad de San Rafael, albergó la mayor parte del rodaje de los exteriores de la película, que transcurrió entre julio y septiembre de 2005. Además, buena parte del medio millar de extras utilizados en el film fueron seleccionados en la provincia, y el propio Del Toro fue el pregonero de las fiestas patronales de San Rafael el 24 de septiembre de 2005. La película, que se llevó más de 20 minutos de ovación en su estreno en el Festival de Cannes, se alzó con tres Oscar de las seis estatuillas a las que aspiraba, contó con 19 millones de euros de presupuesto y recaudó más de 83 millones en todo el mundo.

Solapando las fechas de rodaje, en septiembre comenzaba a filmarse también en Segovia (esta vez en el casco urbano de la capital) ‘Los fantasmas de Goya’, con la participación de más de 300 segovianos como extras. La plaza de Medina del Campo acogió el 28 de septiembre la primera jornada de filmación del oscarizado Milos Forman (‘Amadeus’, ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’), con Stellan Skarsgard, Javier Bardem y Natalie Portman encabezando el reparto.

Durante nueve días, la ciudad se convirtió en el Madrid de 1808, gracias a la transformación de espacios como la calle Real o José Canalejas y la Plaza de San Martín. El equipo de filmación se desplazó posteriormente a Salamanca, donde volvió a encenderse el motor el 23 de noviembre, en escenarios como la calle Compañía y la plaza del Concilio de Trento, frente al convento de San Esteban, con la colaboración de casi 700 figurantes salmantinos. Pese al gran esfuerzo de producción, la película no logró la repercusión de público que se esperaba y cerca de 9,5 millones, que no bastaron para cubrir sus 19 millones de presupuesto.

Ya en 2006, llegó a la Comunidad uno de los proyectos más polémicos de la historia del cine español: ‘Manolete’. El realizador holandés Menno Meyjes (candidato a un Oscar en 1986 por el guión de ‘El color púrpura’, de Steven Spielberg) dirigió a Adrien Brody y Penélope Cruz en una recreación de los últimos años del torero Manolete, cuando conoció a la actriz republicana Lupe Sino.

El rodaje en Salamanca se prolongó durante el mes de abril, con secuencias grabadas en la finca ‘El Pocito’ de Matilla de los Caños, protegida por fuertes medidas de seguridad. Con 21 millones de presupuesto, la película, que tenía su estreno previsto para la primavera de 2007, todavía no ha visto la luz, debido al interminable proceso judicial en que se vio sumida la productora (Lola Films), que ha pasado varios años embargada judicialmente. Tras ocho montajes diferentes, la película llegará a las salas francesas este mismo miércoles, y podría ver la luz en España la segunda quincena de mayo.

Pocos días después, y también con producción a cargo de Lola Films, Ávila y Segovia acogieron parte del rodaje de ‘Teresa, el cuerpo de Cristo’, una adaptación apócrifa de la vida de Santa Teresa de Jesús dirigida por el escritor Ray Loriga en su segunda incursión en el cine. Protagonizada por Paz Vega, y con prestigiosos profesionales como la diseñadora japonesa Eiko Ishioka en el equipo técnico, el film contó con 12 millones de presupuesto que quedaron muy lejos de amortizarse en la taquilla (menos de 700.000 euros de recaudación).

El rodaje en Ávila se desarrolló el 22 de mayo de 2006, con la participación de medio centenar de extras y dos localizaciones: las puertas de la iglesia de San Pedro y el lienzo norte de la Muralla. Un día más tarde, el equipo se desplazó a Segovia, donde grabaron durante dos días en el recinto de la Universidad SEK.

Salamanca vistió sus mejores galas para acoger entre el 4 y el 6 de octubre de 2006 el rodaje en la Plaza Mayor y sus alrededores de ‘En el punto de mira’, que describe un atentado que sufre el presidente de los Estados Unidos en su visita a Salamanca durante una cumbre internacional contra el terrorismo. La película contó con un presupuesto de 40 millones, y logró una espectacular recaudación mundial de más de 151 millones (72 de ellos sólo en Estados Unidos, y el resto en más de 70 países).

Dirigida por el debutante en cine Pete Travis, cuenta con estrellas de Hollywood como Dennis Quaid, Matthew Fox (‘Perdidos’), Forest Whitaker, Zoe Saldaña (‘Avatar’), Sigourney Weaver o William Hurt, y el español Eduardo Noriega. Pese a transcurrir por entero en Salamanca, el rodaje se realizó principalmente en los Estudios Churubusco Azteca en México, donde se recreó con todo detalle la Plaza Mayor charra, por motivos económicos y porque era necesario dañar parte del ágora. Noriega, Travis, Whitaker y Fox recibieron el título de Huésped Distinguido de Salamanca cuando visitaron la ciudad para presentar el estreno internacional del film, el 13 de febrero de 2008.

 

Presupuestos más modestos

Alejado en presupuesto de las súper producciones citadas (2,7 millones), pero sin nada que envidiarles en calidad cinematográfica, Castilla y León acogió del 9 de octubre al 25 de noviembre de 2006 el rodaje de ‘El rey de la montaña’, un thriller del madrileño Gonzalo López-Gallego que transcurre por escenarios naturales de Burgos, Segovia y principalmente Soria, con Leonardo Sbaraglia y María Valverde como protagonistas.

La película se rodó aprovechando paisajes de Castroviejo (donde nace el río Duero), la Laguna Negra, Sierra Cebollera, Picos de Urbión y Sierra de la Demanda. Durante el rodaje soriano, López-Gallego alabó para la “diversidad de colores”, la “climatología” y los “bosques” que hacen del entorno soriano un lugar “mágico”, al que convierte en su película en “un personaje más”. Su obra se estrenó el 8 de septiembre de 2007 en el Festival de Toronto, y posteriormente en Sitges, recibiendo además distintos galardones en certámenes de Los Ángeles y en el Festival de Cine Fantástico de Ámsterdam.

El año 2006 Castilla y León también albergó otros rodajes españoles como el de ‘Lola, la película’, un biopic sobre Lola Flores que Miguel Hermoso filmó parcialmente en Segovia a comienzos del año, o el de ‘Salir pitando’, de Álvaro Fernández Armero, que también utilizó escenarios segovianos en el rodaje los dos últimos meses del año.

Además, el 11 de septiembre la pequeña localidad segoviana de Vegas de Matute albergó el rodaje de varias escenas de ‘Las trece rosas’, un drama dirigido por Emilio Martínez-Lázaro que llevó a la gran pantalla la novela de Ignacio Martínez de Pisón sobre trece menores que fueron fusiladas el 5 de agosto de 1939 en las tapias del cementerio de la Almudena de Madrid. El realizador contó con 55 vecinos de Vegas de Matute, 10 de la cercana localidad de Zarzuela del Monte y 34 jóvenes de Segovia, como figurantes. La película también incluye escenas que se grabaron del 23 de septiembre al 11 de octubre en la antigua cárcel de la capital segoviana.

Y unos meses antes, el 17 de julio de 2006, la capital vallisoletana asistió al inicio del rodaje de ‘Un buen día lo tiene cualquiera’ en el edificio Duque de Lerma con 40 grados de temperatura. A lo largo de cuatro semanas, Valladolid acogió la filmación de todos los exteriores del segundo largo de Santiago Lorenzo, que transcurre en el Museo del Patio Herreriano, el Aeropuerto de Villanubla, el Teatro Calderón, la Universidad o el Centro Cívico de Pajarillos, y está protagonizado por Diego Martín, Juan Antonio Quintana y Ana Otero, con medio millar de vallisoletanos como figurantes.

 

Cine español, ante todo.

El 1 de septiembre llegaron a Segovia Dunia Ayaso y Félix Sabroso para rodar ‘Los años desnudos’, con Candela Peña, Goya Toledo y Mar Flores encarnando a tres actrices del destape durante la Transición. El escenario elegido fue el antiguo centro penitenciario de la ciudad, que un año antes se utilizó para ‘Las trece rosas’, y anteriormente apareció en films como ‘La fuga de Segovia’, de Imanol Uribe.

Salamanca acogió el primer largo de ficción que se detuvo en la Comunidad en 2007. El salmantino Gabriel Velázquez viajó por Marsella (Francia), Madrid, Zaragoza y su ciudad natal entre el 8 de junio y el 1 de diciembre para dar forma a ‘Amateurs’, una historia de “amor para principiantes” que trata sobre la huída de la soledad y sobre hasta dónde es capaz de llegar el ser humano con el objetivo de evitar estar solo. El Instituto Rodríguez Fabrés, el hospital de los Montalvos, el Parador, el matadero de Doñinos y la fábrica de Mirat, fueron algunas de las localizaciones utilizadas.

Ya a comienzos de octubre, Antonio del Real se desplazó a la provincia segoviana para rodar parte de ‘La conjura de El Escorial’ en la falda de la Sierra de Guadarrama, principalmente en el paraje de la Boca del Asno. Con 14 millones ed presupuesto, la película reproduce la lucha de poder que se produjo en la corte de Felipe II con actores como Joseph Fiennes, Julia Ormond, Joaquim de Almeida y Juanjo Puigcorbé.

En las mismas fechas coincidió en la capital segoviana el rodaje de ‘Ramírez’, una película de bajo presupuesto realizada por Albert Arizza (pendiente de estreno en las salas comerciales), y poco después el municipio segoviano de Arahuetes recibió al equipo de ‘Los girasoles ciegos’, de José Luis Cuerda, que adaptó el libro de cuentos de Alberto Méndez y recibió quince candidaturas a los Premios Goya.

A medidos de noviembre, el vallisoletano Rubén Alonso comenzó a rodar su primer largometraje, ‘Intimos y extraños’, entre tierras de Valladolid y Burgos. Michelle Jenner, Pablo Rivero, Blanca Lewin, Coque Malla y Karra Elejalde participan en estas “tres historias y media de amor” con el vino como nexo común.

 

’Malamadre’ revoluciona Zamora

Dos películas que han llegado recientemente a las salas cinematográficas protagonizaron los rodajes en la Comunidad en 2008. Así sucedió con ‘La herencia Valdemar’, una adaptación de varios relatos de H.P. Lovecraft que tras la muerte de Paul Naschy el 1 de diciembre se convirtió en su último trabajo. Estrenada el pasado 22 de enero, ‘La herencia Valdemar’ es la ópera prima de José Luis Alemán y contó con un presupuesto de 13 millones.

El rodaje de esta historia de casas embrujadas que transcurre entre finales del XIX y la época actual llegó a comienzos de julio a la Cueva de Valporquero, que en el pasado había servido para ambientar films como ‘La grieta’ (Juan Piquer Simón) o ‘El Quijote’ (Manuel Gutiérrez Aragón).

El mallorquín Daniel Monzón, que en 2001 rodó parcialmente su segunda película en Valladolid (‘El robo más grande jamás contado’), se decantó por Zamora para ubicar su cuarto largometraje, ‘Celda 211’, que fue uno de los grandes éxitos de la pasada temporada. Estrenado en el Festival de Venecia y ganador de ocho premios Goya, el film contó con cuatro millones de presupuesto y sólo en España ya ha recaudado más de once millones.

La novela homónima de Francisco Pérez Gandul sirvió como base para un drama carcelario que se rodó durante nueve semanas en las calles de Zamora y sobre todo en el antiguo centro penitenciario de la ciudad, cerrado desde doce años atrás. La película se preestrenó el 20 de octubre en la capital zamorana, antes de comenzar su exitosa peregrinación por las salas españolas, y el día de San Valentín se convirtió en la gran triunfadora de los Goya, con Monzón dedicando su galardón al mejor director «a los figurantes de Valladolid, Salamanca y Zamora”.

Y ya en 2009, Vicente Aranda ambientó en 1970, durante la celebración del Proceso de Burgos, su adaptación de ‘Luna caliente’, un thriller erótico que tras su paso por la Seminci llegó a las salas el 23 de noviembre, protagonizado por Eduard Fernández y Thais Blume. Rodada principalmente en Toledo, el veterano realizador también filmó alguna secuencia en la capital y la provincia burgalesa.

 

Pendientes de estreno

Y sin fecha de estreno anunciada por el momento figuran un buen puñado de largometrajes que se rodaron en Castilla y León en el último año. Así sucede con ‘La daga de Rasputín’, segunda incursión tras la cámara de Jesús Bonilla, que seguirá la senda de ‘El oro de Moscú’, su ópera prima. El Balneario Palacio de las Salinas en Medina del Campo (Valladolid) y la antigua cárcel de Segovia acogieron a finales de abril y principios de marzo de 2009 a un equipo con Antonio Resines, María Barranco o Juan Luis Galiardo en el reparto.

Sólo durante la pasada edición de la Seminci, en Valladolid, ha podido contemplarse una copia de trabajo de ‘Aficionados’, primer largometraje de Arturo Dueñas. Este trabajo coral que cobró forma de manera colectiva a través de un blog y que se apoya en historias cruzadas, cuyo origen se remonta al taller de teatro Espacio Abierto.

En octubre de 2009 fueron Martin Sheen y su hijo Emilio Estévez quienes llegaron a Castilla y León para rodar ‘The Way’, su personal homenaje al Camino de Santiago, que previsiblemente verá la luz a lo largo del actual Año Jacobeo. El propio Martin Sheen acompañó a su nieto (hijo de Estévez) años atrás haciendo la ruta jacobea, y el joven acabó casándose con una mujer que conoció durante el peregrinaje.

La película recorre todos los escenarios reales del Camino de Santiago Francés y las cámaras grabaron material en las provincias de Palencia, Burgos y León. En concreto, en Frómista y Carrión de los Condes, en Palencia; en Redecilla del Camino, Belorado, Tosantos, Burgos, Rabe de las Calzadas, Hornillos del Camino, Hontanas y Castrojeriz, en Burgos; y en Bercianos del Real Camino, El Burgo Ranero, Reliegos, León, Astorga, Santa Catalina de Somoza, El Ganso, Foncebadón, Acebo y Molinaseca, en León.

Otro largo pendiente de estreno es ‘El mundo que fue y el que es’, de Pablo Llorca, que recrea en cuatro tiempos diferentes la historia de varios militantes presos en una cárcel española. El film reflexiona sobre la condición y el papel de los comunistas en la España de la posguerra y el rol del comunismo en la actualidad, y fue grabado en la antigua cárcel de Segovia el pasado verano.

También en el verano de 2009, entre el 14 de julio y el 4 de agosto, el vallisoletano Daniel V. Villamediana grabó en la provincia de Valladolid diversas escenas de ‘La vida sublime’, su segundo largometraje. Villalba de los Alcores, Urueña, La Santa Espina y San Cebrián de Mazote fueron las localizaciones elegidas para una película de bajo presupuesto que también transcurre en Sevilla y Cádiz, en la cual el protagonista (Víctor Flores) rinde homenaje a la memoria de su abuelo, ‘El Cuco’.

A mediados de octubre, la localidad segoviana de Sepúlveda acogió una nueva súper producción de Hollywood. En este caso fue el británico Roland Joffé (autor de clásicos como ‘La misión o ‘Los gritos del silencio’) quien viajó hasta la región para grabar durante dos semanas escenas de ‘There be dragons’, la polémica biografía de José María Escrivá de Balaguer, el fundador del Opus Dei.

Tras convertir durante semanas Buenos Aires en el Madrid de 1936, el equipo se trasladó a Segovia, donde permaneció entre el 19 y el 24 de octubre, con actores como Charlie Cox, Wes Bentley, Olga Kurylenko (la última chica Bond), Derek Jacobi o Rodrigo Santoro (‘300’).

 

Lo que queda por venir

Ya en 2010, el 8 de marzo comenzó en el municipio salmantino de Huerta el rodaje de ‘Iceberg’, el segundo largometraje en solitario del charro Gabriel Velázquez. El film retratará la adolescencia y los primeros problemas a los que se enfrenta un grupo de jóvenes, y sus principales protagonistas fueron seleccionados en la capital del Tormes.

Para mayo estaba previsto el inicio del rodaje de ‘Inquietud en el paraíso’, una adaptación de la novela del burgalés Óscar Esquivias que debía llevar a la gran pantalla el también burgalés Antonio Giménez Rico, si bien el proyecto se ha aplazado sin die por el momento, debido a la crisis económica.

Y queda todavía por confirmar si finalmente Terry Gilliam (ex Monty Python) se decanta por Segovia para localizar El hombre que mató a Don Quijote’, un enorme proyecto que lleva décadas persiguiendo. La película podría empezar a rodarse finalmente en septiembre, y el realizador y la productora ya han mantenido conversaciones con la Segovia Film Office.