Han sido cuatro años de trabajo que por fin han dado sus frutos. A simple vista, parece tratarse de una mera lata de conservas, pero la idea resulta mucho más innovadora. En tan sólo tres minutos, el contenido del envase se autocalienta mediante una sencilla reacción química. La empresa ‘Fast Drinks’, con sede en la localidad palentina de Venta de Baños, ha lanzado al mercado bebidas autocalentables bajo la marca ‘2Go’. Gracias a su proyecto, es posible tomar caldo, café, té o chocolate caliente en un momento.

La idea surgió en 2005, pero no ha sido hasta finales de 2009 cuando la firma comenzó a comercializar su producto. “Han sido cuatro años dedicados principalmente a la investigación, a invertir y a buscar una solución tecnológica para un envase autocalentable para su industrialización”, explica Javier Gil, administrador de la firma.

Una idea que no es nueva, pero que, hasta el momento, no ha tenido gran aceptación en el mercado, por lo que desde ‘Fast Drinks’ intentaron rediseñar la fórmula para conseguir que funcione. Por el momento, los resultados avalan el proyecto y sólo durante los primeros meses de actividad se vendieron 700.000 unidades del producto, que se comercializa en latas de 200 mililitros, el tamaño “más idóneo” para un envase “de fácil utilización”.

La lata es una nueva solución para las bebidas calientes, porque una vez activado el sistema químico, fácil de utilizar, el envase calienta el contenido en un tiempo de entre dos y tres minutos. Está pensado sobre todo para tomar fuera de casa, por lo que la bebida alcanza una temperatura lo suficientemente alta, idónea para un ambiente frío, mientras que el envase se mantiene más templado, “de forma que dé una sensación agradable en las manos”, explica.

Junto a Javier Gil, Julián Espegel y Rocío Hervella, socios mayoritarios de la planta de café soluble ‘Prosol’, completan la gestión de la compañía que opera desde Venta de Baños aunque tiene sus instalaciones productivas en Villarejo de Órbigo (León), además de disponer también de una oficina técnica en Barcelona. Igualmente, es imprescindible en el proceso productivo la figura del ingeniero Santiago Canela, el alma investigadora y creador del envase. “Quizá tan complicado como dar con la reacción química ha sido buscar la solución correcta para industrializar el envase de forma eficiente”; matiza Gil.

 

Bebida rápida, a cualquier parte del mundo

Y es que, como en cualquier negocio, los comienzos se presentaban complicados. Quizá la cultura española no favorece dar salida a un producto de estas características, pues “es cierto que tal vez en otras como la anglosajona la bebida para llevar es algo más común que en España”. Algo que no es óbice para ‘Fast Drinks’, que apuesta por la gente joven, que “irá cambiando de hábitos”, o clientes potenciales como los conductores.

De ahí que las redes de distribución constituyan uno de los puntos de venta fundamentales del negocio, aunque la idea es expandirlo a otros sectores. “Pensamos que el producto está teniendo buena acogida y que en la medida en que se vaya conociendo iremos creciendo mucho más como empresa”, comenta Javier Gil.

Por ello, se plantean dos líneas de negocio: una que pasa por la venta del producto en sí mismo y otra por comercializar la solución química a compañías que venden bebidas susceptibles de ser autocalentadas, como ya sucede con alguna marca de caldo a quien han cedido el envase para su comercialización y a la que presumiblemente ayudarán a instalar su propia línea de producción de bebidas calientes con la tecnología de ‘Fast Drinks’.

La marca prevé crear cinco empleos directos de aquí a final de año, además de las 16 personas que ya operan en las instalaciones de la localidad leonesa de Villarejo de Órbigo. Formada por una veintena de socios, en su mayoría de Castilla y León, ‘Fast Drinks’ prevé producir este año cinco millones de envases en sus instalaciones, que tienen capacidad para fabricar veinte millones de latas al año. Por ello, en un plazo de seis meses, “podríamos llegar a cualquier país del mundo”, precisó.

Por el momento la marca ‘2Go’ está presente ya en buena parte de la red de panaderías de Francia y el siguiente paso es instalarse también en Sudáfrica, donde en mayo se materializará un acuerdo con distintas redes de distribución para llevar el producto al país africano. “Lógicamente al estar instalados en España nos ha sido más fácil empezar por aquí, pero la idea es expandir el producto hasta donde podamos”, matiza Gil.

Una idea innovadora, prueba de la ilusión de sus promotores y señal inequívoca de que los envases autocalentables son el futuro de la ‘bebida rápida’.