Para evitar lesiones conviene seguir las indicaciones de los expertos de la Sociedad Española de Traumatología del Deporte (SETRADE):

* Lo ideal es mantener una actividad deportiva de manera regular a lo largo del año, y realizar una preparación específica (de la musculatura lumbar y abdominal, de la pelvis y las piernas) durante las semanas previas al comienzo de la temporada de esquí.

* Asegúrese de que lleva una buena bota, del tamaño adecuado, que impida movimientos del talón dentro de la bota.

* Antes de ponerse tabla o esquís, debe realizar ejercicios de tonificación y estiramientos especialmente de los músculos de los miembros inferiores (cuadriceps, glúteos, isquiotibiales, etc.), abdominales, región lumbar y cervical.

* La articulación más propensa a las lesiones en estos deportes es la rodilla. Para ayudar a prevenir estas lesiones conviene realizar movimientos de flexo-extensión, laterales (varo, valgo), agachadillas, etc.

* Tras el ejercicio, realice nuevas tandas de estiramientos, sobre todo con los músculos que más ha trabajado.

 

Además, para evitar otros tipos de problemas,

* Asegúrese de ir bien equipado, con prendas impermeables y prestando más atención a estar aislado del frío exterior que a ir muy equipado.

* Las gafas de sol, indispensables, deben ofrecer una buena protección de los rayos ultravioletas.

* Use siempre crema de protección solar, de un factor elevado. No olvide el protector labial.

* Beba agua o bebidas isotónicas para asegurar la adecuada hidratación.

* Lleve consigo algún alimento calórico (chocolatinas, frutos secos, galletas…), para consumir mientras hace deporte y tener suficiente energía.