El Instituto Nacional de Estadística (INE) previó hoy que Castilla y León pierda un 4,07 por ciento de su población en el próximo decenio de mantenerse las tendencias demográficas actuales. En concreto, la Comunidad verá disminuir su número de habitantes a un ritmo de 10.150 personas por año, principalmente porque el número de defunciones superará ampliamente al de nacimientos. Así, pasará de contar con 2,491 millones de habitantes a 1 de enero de 2011 a tener 2,389 en la misma fecha de 2021. En términos absolutos, perderá 101.508 personas, cuando hace una década ganó cerca de 35.000 personas.

Así lo pone de manifiesto el estudio ‘Proyección de la población de España a corto plazo 2011-2021’, publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística que, además, precisa que junto a la región también verán mermar sus cifras una decena de comunidades autónomas: Aragón, el Principado de Asturias, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, País Vasco, Galicia, Murcia y La Rioja.

Si bien, en el conjunto del país la previsión es que la población residente caiga un 1,22 por ciento hasta el año 2021, siempre que se mantenga la tendencia actual. Con ello, España alcanzaría poco más de 45,58 millones de habitantes dentro de diez años. Esto indica que la población descendería en 567.351 personas, frente a los 46,15 millones actuales. En promedio anual, la caída demográfica sería de 56.765 habitantes, mientras que en decenios anteriores siempre se registraron evoluciones positivas.

En cuanto al crecimiento vegetativo proyectado por años, las previsiones varían. Así, se estima que este año la región pierda 7.893 habitantes y la evolución seguiría negativa hasta alcanzar el pico en 2014, con 9.368 personas menos. En 2015, la pérdida se moderaría y se rebajaría hasta los 9.900 habitantes menos, para experimentar de nuevo un repunte negativo a partir del siguiente año que y no dejaría de subir hasta 2020, cuando se instalaría en 12.193 personas menos.

 

Migraciones

Por lo que se refiere al componente migratorio, y siempre según el INE, si se mantienen los niveles actuales, la migración exterior tendrá una contribución al crecimiento demográfico de la Comunidad cada vez mayor, aunque con cifras bastante inferiores a las de ejercicios como 2002 ó 2006, cuando se situaron en 14.527 y 21.078. Así, en el global del período 2010-2020 presentaría un saldo exterior positivo de 3.329 que, el más alto del decenio.

En cuanto a los saldos migratorios interautonómicos, en Castilla y León se observa una tendencia moderadamente al alza, aunque siempre en negativo. Así, si la previsión cuando se cierre este año 2011 es de 3.665 personas menos, dentro de diez años será de 1.359. Esa evolución será paulatina.

 

Evolución provincial

Por lo que respecta a la evolución provincial, la previsión es que los datos de población caigan en todas las provincias. Los mayores descensos se experimentarán en Zamora y Palencia, con un 8,6 y un 7,6 por ciento menos, en cada caso. En concreto, el INE estima que Zamora pierda una media de 1.641 habitantes por año, es decir, un total de 16.415, con lo que llegará a 2021 con 174.442 vecinos. Mientras, Palencia verá caer sus cifras a un ritmo de 1.223 habitantes cada año, para llegar a 2021 con 156.140, es decir, 12.236 personas menos.

Por su parte, la provincia de Ávila perderá un 4,5 por ciento de su población, hasta los 160.179 (7.604 personas menos); Burgos, un 4,03 por ciento, hasta los 347.042 (14.567 menos); León, un 3,4 por ciento, hasta los 463.866 (16.443); así como Salamanca, con un 6,2 por ciento menos, hasta los 322.832 (que 21.651 es la provincia que más habitantes pierde en términos absolutos). Segovia perderá un 4,3 por ciento de su población, es decir, 6.948 personas, hasta situarse en los 152.740; mientras que en Soria disminuirá un 5,5 por ciento, con 5.135 menos (87.520 habitantes en total). Por último, aunque Valladolid también pierde, solo lo hace en un 0,09 por ciento (510 personas), por lo que prácticamente mantiene estable su población, con 525.150 vecinos en la provincia.

En cuanto al crecimiento vegetativo, si se analizan los datos del estudio se observa que en todas las provincias los fallecimientos serán mayores que los nacimientos. Así, en Ávila el crecimiento vegetativo será en 2020 de -751 personas; en Burgos, de -1.358; en León, de -3.193; en Palencia, de -1.012; en Salamanca, -1.867; en Segovia, de -484; Soria, de -522, mientras que en Valladolid será de -1.304 y en Zamora, en -1.702.