Las federaciones de asociaciones de padres de las provincias de Ávila y Segovia han alcanzado un acuerdo con sus respectivos ayuntamientos para poner en marcha el programa de conciliación de la vida familiar y laboral Centros Abiertos, que la Junta acordó suprimir este año y que estas vacaciones escolares de Navidad serán las primeras en las que los padres no podrán contar con este servicio.

Según explicó el secretario general de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Centros Públicos de Enseñanza de Castilla y León, este colectivo quiere colaborar en todo lo posible con las administraciones para que los padres cuenten con este servicio, pero no puede hacerse cargo de la gestión del mismo. En Segovia, los padres han visto buena disposición por parte del Ayuntamiento, gobernado por Pedro Arahuetes, quien ha mostrado disponibilidad para ceder los centros que sean necesarios, según apuntó la presidenta de la Federación segoviana, María del Mar Plaza, quien agradeció la colaboración del Consistorio para la puesta en marcha de este servicio que ellos han decidido que se denomine ‘Vacaciones en el Cole’ y por el que se han interesado ya familias de 80 niños.

Según explicó la concejala de Educación del Consistorio segoviano, Lirio Martín, su departamento hará “todo lo que esté en su mano” para ayudar a las familias en esta época de “recortes bestiales” y una vez que la Junta “les ha cerrado las puertas”. Por ello, el Ayuntamiento asumirá todos los gastos de la apertura de los colegios y lamenta no poder contribuir económicamente a la prestación del servicio.

La semana que viene firmarán un acuerdo con el Consistorio para esta cesión y el servicio comenzará el 24 de diciembre de 8 a 15 horas y a un precio de 40 euros por semana, aunque los padres se podrán acoger también a una media jornada y pagar así 22 euros.

No obstante, desde las ampas, tal y como sostuvo su secretario general, Guillermo Martín, no se ceja en pedir a la Junta que ponga en marcha este programa porque “son los poderes públicos” los que tienen que garantizar la conciliación de la vida familiar y laboral y no las ampas. “Nuestra labor de colaboración no la negamos, si el ayuntamiento o la Junta hace la oferta nosotros colaboraremos con dar información, publicidad y otro tipo de funciones de colaboración”.

 

En las provincias sin centros, con los abuelos

Y mientras tanto, ¿qué hacen los padres? Alejandra Martínez, madre de dos hijos de cuatro y seis años tendrá que dejar a sus pequeños todas las vacaciones de Navidad con sus abuelos. Martínez se lamenta de que sus hijos “en lugar de participar todas las vacaciones en tareas lúdicas, estarán todo el día viendo la tele”. Los padres como ellos, asegura, están dispuestos a pagar un precio por un servicio que era “muy bueno” y con el que estaban “muy contentos”. “Las niñas iban a un sitio distinto, hacían una tarea lúdica y pasaban un buen rato”, subraya.

Ve difícil que se pueda poner en marcha por parte de los colegios porque “no hay demanda suficiente” como les ha ocurrido a ellos en el Colegio García Quintana de Valladolid y lo ideal es que se ponga en marcha de manera centralizada porque, insiste, los padres están “dispuestos a pagar” y además con este programa se crean puestos de trabajo.

“Como madre yo quiero pagar un dinero por un servicio que solo pueden organizar las administraciones y mientras tanto mis hijas se van a pasar todas las vacaciones viendo la tele y encima les vamos a dar a los abuelos un trabajo extra”.